El secreto de la salsa Boloñesa

 

Hace unas semanas leí, que un grupo de cocineros italianos, se mostraban bastante molestos por la degradación que, a nivel popular, se ha hecho de la salsa boloñesa. Quedé consternado, preguntándome a qué se referian y descubrí que su queja provenía de la escasa utilización de ingredientes originales que hoy en dia empleamos en la elaboración de la conocida salsa. Claro, entendí enseguida, es como cuando los Valencianos vamos por esos mundos de Dios y descubrimos que la gente le echa a la paella Valenciana guisantes, chorizo, lomo, pimiento morrón o vete tu a saber que barbaridad, que no digo yo que no este rico al paladar de alguno, pero que de Paella Valenciana tiene poco.
Por ahí rondaba la indignación de los cocineros italianos ,hartos de ver que la gente se conformaba con echar un poco de carne picada y una lata de tomate frito.
 

Rebuscando por webs y blogs llegué a la conccluisón de que hay algunos ingredientes principales que, destacan en la mayoria de recetas tradiconales: carne picada de ternera (o de buey), carne molida de cerdo (en algunas recetas la sustituyen por panceta), zanahorias, apio , ajo, cebollas, tomates y vino tinto.(la reducción de vino tinto es fundamental)
 
La gente de Bolonia emplea esta salsa tradicionalmente para servir los famosos "ragúes" con tallarines frescos . Menos tradicional, la salsa se sirve con los rigatoni o se usa como relleno de la lasaña o pasticho o también de canelones. Fuera de Italia es muy conocida en los restaurantes italianos el espagueti a la boloñesa (Spaghetti alla Bolognese o Spaghetti Bolognese), que se ha convertido en uno de los platos más conocidos de la cocina italiana.
 
Tras probar con los ingredientes principales (carne picada+panceta molida+zanahoria+apio+ajo+cebollas+tomate+vino tinto) puedo decir que he podido cocinar la mejor salsa boloñesa que he comido en mi vida. Mis hijos me lo han agradecido con profusión de vítores y aclamaciones, y ha quedado como receta definitiva de los spagueti boloñesa de la familia Beltrán Frías.
 

Deja un comentario