Como era nuestro futuro y como será a partir de ahora

Tecnología y emociones encontradas en el mundo inmobiliario.

 

Allá por dónde voy escucho hablar de las compañías tecnológicas que invaden poco a poco el panorama inmobiliario nacional, como antes hicieron en otros países con mayor o menor éxito. Nos acercamos a la era de la Inteligencia Artificial a pasos de gigante. Numerosas compañías invierten millones de dólares en el desarrollo de logaritmos capaces de interpretar el mercado, los valores de las propiedades, el umbral de rentabilidad, anticiparse a los mercados emergentes y un sinfín de aplicaciones diseñadas para comunicarse con los clientes, más rápido, más eficazmente, con más información y en definitiva mejor.

Es cierto que la tecnología, en general, ha resultado beneficiosa para la humanidad, pero también es cierto que el impacto en la vida de millones ha sido dramático. De hecho, los los investigadores del MIT Erik Brynjolfsson y Andrew McAfee en su libro La carrera contra las máquinas (2011) y en “La segunda era de las máquinas (2014)” pronostican que debido a la tecnología, en el futuro millones de personas quedarán sin empleo: “Las máquinas ya no solo realizan tareas repetitivas y rutinarias, sino que cada vez son más capaces de realizar cosas que antes se nos antojaban imposibles como conducir vehículos, diagnosticar enfermedades u ofrecer asesoría financiera”, señala McAfee.

A la mayoría de nosotros se nos antoja un mundo distante. Algo fuera de nuestra esfera que poco nos influye porque pensamos en pesados robots industriales. Se calcula que en 2020 existirán casi tres millones de robots concentrados en su mayoría en el mundo de la electrónica, del automóvil, en la industria, y el procesamiento de metales. Como mucho somos conscientes de la presencia de los robots domésticos, no solo lavadoras y electrodomésticos tradicionales, también robots barredora, robots de cocina, gestión domótica etc. También asistimos atónitos a los drones automatizados de UBER para transportar mercancías. Un proyecto real que ya existe en Texas y del que pronto escucharemos hablar, al igual que los camiones sin conductor y las plataformas logísticas robotizadas que ya existen desde hace años. Pero a fin de cuentas lo vemos como algo que nos evita realizar trabajos pesados y repetitivos. Son por tanto vistos como algo beneficioso.

Pero la preocupación crece cuando se habla de inteligencia artificial (IA). El concepto ROBOT se ha redefinido. Ya no se trata de un pesado cacharro metálico distante y costoso. Los más poderosos robots que llegan no tienen forma física. “La inteligencia artificial se está convirtiendo en la nueva electricidad” afirma Andrew NG, profesor de la Universidad de Stanford y pionero en el campo de la Inteligencia artificial. En el 2011, fundó el proyecto Google Braun en Google, el cual desarrolla una red neuronal a gran escala usando la infraestructura de computación distribuida de Google. Entre otros de sus hechos notables está una red neuronal entrenada usando algoritmos de Aprendizaje Profundo en 16.000 núcleos de CPU, los cuales aprendieron a reconocer conceptos de alto nivel, solo con ver videos en YouTube. (2012).

La clave está en el desarrollo del “Aprendizaje Profundo” como fórmula de implementar la inteligencia artificial (IA).

El portal Zillow y la Tecnológica inmobiliaria HouseCanary desarrollan el algoritmo de valoración con menos % de margen de error. Mientras que las valoraciones tradicionales registraban márgenes de error de entre el 10 y el 15%, el “Zestimate” de Zillow parecía estar en torno a un 9.6% de margen de error. Debido entre otras a la aparición de muchísima más información hiperlocal, que permite acertar cada vez con mayor precisión. Incluyendo valor online presente y un pronóstico de futuro en permanente variación según la evolución local que los algoritmos calculan. Manejando datos de censos, catastros, registros, anuncios, etc. Todo un debate polémico para un país con más de 74.000 tasadores valorando a mano en la actualidad.

La asistente virtual de la empresa americana Conversica, conocida popularmente como Amelia, resuelve exitosamente 6-7 de cada 10 llamadas, contesta a los emails con un lenguaje humano y cercano, aprende en pocos días, se adapta a su interlocutor, trabaja las 24 horas, 7 días por semana y se calcula que este tipo de IA podría dejar sin trabajo a cerca de 250 millones de personas en los próximos años.

Adobe VOCO reproduce perfectamente la voz de un ser humano utilizando la entonación y el sentimiento adecuado en cada palabra, llegándote a costar diferenciar si es humano o máquina cuando está al teléfono.

Y claro, es en este plano y con estos datos cuando los profesionales de cualquier sector empiezan a mirar de reojo este asunto de la tecnología. La primera clave de todo este asunto la encontramos en Jeff Turner, al que he tenido el placer de escuchar personalmente en 3 ocasiones y de mantener con él alguna que otra animada charla. “Si tu valor profesional es meramente transaccional, tu valor continuará decreciendo tanto como irá creciendo el valor de la Inteligencia artificial”. Es decir, la inteligencia artificial sustituirá rápidamente todo lo automático, lo repetitivo, lo procesable y automatizable, lo transaccional.

Con un mercado mundial de Inteligencia Artificial Global que crecerá de 480.94 millones de dólares en 2015 a 5,394.87 millones para el año 2022. Se ha convertido en el mercado con más futuro del mundo.

La segunda clave la da Rick Robinson, director tecnológico de la multinacional AMEY:

“Cuando la mayoría de la gente piensa en lo que nos define como seres humanos, como seres vivos, nos referimos a algo que va más allá: no solo la inteligencia necesaria para tomar decisiones basadas en el conocimiento contra un conjunto de criterios y objetivos, sino la voluntad y la capacidad para elegir esos criterios y objetivos basados ​​en un sentido de valores aprendidos a través de la experiencia; y la empatía que surge de los valores y experiencias compartidos.”

La inteligencia emocional, popularizada por Daniel Goleman, es la clave para el éxito en la vida personal y profesional de las personas, como viene siendo demostrado incluso en los centros docentes españoles. Por ese motivo algunas personas con un alto coeficiente de inteligencia sufrían y eran desgraciados en el pasado mientras otras personas parecían disfrutar del éxito personal y profesional con coeficientes mucho menores.

Nuestra esperanza como agentes inmobiliarios que se relacionan con personas a diario, en una sociedad donde la automatización se incrementa tan rápido es la realidad que ya se produce hoy en día y que algunos se resisten a abrazar; aquellas personas capaces de conectar genuinamente con los demás son cada vez más valorados y no menos.

Sólo desde esa perspectiva, la tecnología es una gran aliada. Porque nos permite ahorrar tiempo para focalizarnos en aquello que sólo nosotros podemos hacer con otros humanos: conectar. Desde este estado de comprensión de nuestra realidad abrazar la tecnología es nuestra única salvación, por que la combinación de humano + tecnología será siempre mayor que sólo la tecnología.

Vicente Beltrán 

CEO Realmark e Instructor CRS España

API, Realtor

En la actualidad vicepresidente y presidente fundador de MLS Valencia SIC

Ex-vicepresidente Portavoz del COAPIV

 

 

 

 

¿Qué pasará en el mercado?


Durante el 2012 hemos sufrido el mayor descenso del precio de la vivienda desde que empezó la recesión. La sociedad de Tasación lo cifra en el 8,7% en la comunidad Valenciana. A nivel Nacional, el descenso del precio, en términos absolutos desde el 2007 se ha cifrado en torno al 33%. Los agentes de la propiedad Inmobiliaria de Valencia ciframos el descenso durante el 2012 en torno al 10% y en términos absolutos desde el 2007 cercano al 40%. Para el próximo año prevemos un descensos por encima del 5%, no obstante es difícil vaticinar la respuesta del mercado. La dificultad de acceso al crédito, las medidas fiscales, la situación económica y el desempleo ,provocan un desequilibrio entre oferta y demanda. Esto sigue produciendo que los vendedores decidan seguir bajando los precios para intentar provocar la venta.
Es previsible que este escenario se mantenga durante un período de tiempo prolongado, lo cual no hace prever un incremento del precio de la vivienda a medio plazo. Esta circunstancia sumada a la puesta en marcha de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), más conocido como banco malo, provocará descensos del precio añadidos durante el 2013 y 2014.
Muchos de los inmuebles, aun en manos de la entidades bancarias,se encuentran sobrevalorados, el banco malo se ocupará de reposicionarlos en el mercado, provocando inicialmente un efecto de contagio en determinados segmentos del mercado. El grado de intensidad de este efecto, dependerá de la velocidad y el plazo de tiempo en que la Sareb realice estos ajustes.
Una de las grandes incógnitas es la fórmula de comercialización de estos “activos tóxicos” procedentes de la entidades. En la actualidad estas entidades participan en el 55% del accionariado de la sociedad de gestión, con la intención de recoger beneficios de la misma cuando empiece a generarlos. ¿Es posible que sean también las mismas entidades que ahora ceden sus inmuebles, para no generar pérdidas insoportables, quiénes recojan los benéficos por su comercialización?. Todo es posible. En cualquier caso no olvidemos que el Frob corre con el otro 45% y de momento ya ha aportado 432 millones de euros de capital social y 1.272 millones en deuda subordinada.
Las ventas seguirán produciéndose en todos aquellos casos donde el vendedor sea capaz de entender la situación del mercado, y entienda que cuanto más tiempo espere, más dinero perderá en la venta de su vivienda. Este aparente sencillo razonamiento, ha supuesto un grave obstáculo durante los últimos años para muchos de los vendedores, esperanzados aún, en que la situación cambie y los precios suban algo en el corto plazo. Nada más lejos de la realidad. Ningún indicador apunta a esa dirección, si no a todo lo contrario para los próximos años.

Las familias podrán comprar aquellas viviendas que puedan pagar con cierta seguridad y tranquilidad, y más después de esta crisis que tanto nos ha enseñado a los ciudadanos. Eso es lo que los clientes nos transmiten a diario. ¿Cómo calcularlo?. En la mayoría de países europeos se cifra en torno a un 1/3 de la renta disponible de las familias, como límite máximo. Por lo tanto, es relativamente sencillo calcular, que cantidad puede destinar cada familia a la adquisición o arrendamiento de su vivienda. Por ese motivo la flexibilización del crédito facilitará las cosas, pero ni mucho menos es la solución al mercado inmobiliario para dinamizar sus ventas.La solución deberá pasar en primer lugar por que los precios se adapten al mercado real. Es decir aquello que los compradores están dispuesto san pagar, entre otras cosas, porque puedan pagarlo.

Autor: Vicente Beltrán

Este artículo fue publicado en Levante. EMV el pasado Domingo 6 de enero, dentro de un articulo amplio sobre el mercado de la vivienda. (página 2)

levante1levante2

 

El mercado Inmobiliario ha cambiado mucho

Es cierto ha cambiado mucho y la forma de compra y vender propiedades ha cambiado con él. Ya nada se hace como antes. Descubre cómo se hace. Si quieres vender o quieres comprar…te puede interesar.

Enlace al video en  youtube

Vicente Beltrán, es Agente de la Propiedad Inmobiliaria, colegiado en Valencia. También es  Miembro designado de CRS. En la actualidad es el Vicepresidente primero y portavoz del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valencia y Provincia. Ejerce como agente inmobiliario en API ciencias. Vicente Beltrán y Charo Frías, son agentes especializados en el sector residencial de la Ciudad de las Ciencias de Valencia. 

CRS es una organización sin ánimo de lucro, creada hace 25 años en el seno de la National Association of REALTORs, para formar a aquellos agentes inmobiliarios que desean distinguirse de su competencia por contar con formación y experiencia acreditadas, y mantener un compromiso de calidad en el servicio que prestan a sus clientes compradores y vendedores de viviendas. Los agentes CRS se adhieren a los estándares más exigentes de calidad y honestidad profesional. Su pertenencia a esta organización y la designación CRS como Especialista Residencial supone una garantía para sus clientes.

La Misión de CRS es captar y mantener bajo sus siglas a los REALTORS y agentes inmobiliarios de todo el mundo, especializados en el sector residencial, que busquen los conocimientos, las herramientas, y las relaciones profesionales que necesitan para optimizar sus esfuerzos y sus ingresos, y aumentar su profesionalidad.
Las siglas CRS distinguen a los mejores profesionales en cada mercado, a aquellos agentes que cuentan con la formación y la experiencia necesarias para prestar a sus clientes un servicio de calidad excepcional.

http://www.crsspain.es  

 

Sólo venden los mejores.

Es cierto, hoy sólo venden los mejores. Pero no los mejores agentes inmobiliarios, sino los mejores propietarios de inmuebles.  Los más preparados, los más realistas, los que han entendido el mercado actual y la tendencia. No es casualidad que suelan ir de la mano de un buen agente inmobiliario que les acompaña en todo el proceso. Los mejores propietarios vendedores, suelen buscar a los mejores agentes inmobiliarios para que les ayuden a vender sus propiedades, al mejor precio y en el menor plazo de tiempo posible. A todos nos gusta trabajar con gente como nosotros.

El tiempo de venta ha aumentado, entre otras cosas porque muchos vendedores no están dispuestos a asumir la rebaja que supone llegar a un precio razonable de mercado. La mayoría necesitan de un plazo de tiempo suficiente, para asumir la pérdida que le va a suponer sacar su vivienda al mercado en estos momentos. Es como un proceso de duelo. Tras la negación inicial de la situación, que nos permite amortiguar el golpe de la realidad, viene la ira, en la que uno se pregunta porqué le tiene que pasar esto a él en este preciso momento y por qué no se decidió a vender antes. Después y ante la dificultad de afrontar la difícil realidad,  surge la fase de intentar llegar a un acuerdo para poder superar la situación que tras una pequeña fase de tristeza dará paso a la aceptación de la nueva situación del mercado. Es en ese momento cuando realmente ya se está preparado para vender, y cuando uno se da cuenta que si ha decidido vender es mejor vender ya, y no seguir esperando un minuto más.

Cada uno requiere sus tiempos y pasa por diferentes fases durante la venta de su casa. También el comprador dedica mucho tiempo a buscar su casa, todo ello acompañado de la dificultad de encontrar financiación. Como resultado nos encontramos con que todo el proceso se ha hecho sustancialmente más largo.

En este momento cuando el trabajo de los profesionales inmobiliarios adquiere más valor y sentido. En estas circunstancias de mercado acompañamos al comprador durante meses, haciendo un seguimiento particularizado. Además, somos los más cualificados para hacer entender a los vendedores cuál es el precio adecuado de su propiedad hoy día y cómo hacer para destacarlas en la maraña de propiedades a la venta, tanto de particulares como de entidades. Nuestras carteras de clientes compradores cualificados adquiere hoy en día un valor sin igual. 

Quién busca vivienda sin el apoyo de un profesional inmobiliario lo tiene más difícil. A muchos vendedores que van sólos, les cuesta asumir la venta de su inmueble por un precio que dista de las astronómicas cifras a las que se llegaron a vender algunos pisos durante la etapa de la burbuja inmobiliaria.

Por eso ir de la mano de un experto inmobiliario ayuda en la negociación para llegar a un precio que satisfaga a las dos partes y que ambos entiendan adecuado para este momento. Los profesionales inmobiliarios conocen a fondo el mercado y saben explicar la situación de una forma realista a los vendedores para que asuman un precio adecuado. Nunca como ahora ha sido tan necesaria la labor de los profesionales inmobiliarios para vender una vivienda. Pero claro… en esta situación del mercado…sólo pueden vender los mejores.