Gestión es hacer las cosas bien, liderazgo es hacer las cosas. Peter Drucker

En ocasiones pasamos dias maquinando complejos sistemas de reclutamiento, confeccionando contratos, elaborando entrevistas para contratar gente, poniendo anuncios, maquinando estrategias, etc. También nos gusta invertir tiempo en marketing por que es divertido, luce, dice algo de ti, y sobre todo como decía Peter Drucker, por que “en una empresa comercial el marketing y la innovación producen beneficios, todo lo demás son costes”

Leer más

No tengo tiempo (parte 2)

…/…

viene de No tengo tiempo (parte 1).

 

La inversión de tiempo en este tipo de desarrollo profesional, es sencillamente descomunal. Pero claro nos empeñamos en creer que ese precisamente es nuestro trabajo y ahí radica nuestro error.

Pensemos; si nuestro sistema de creencias nos indica que nuestra principal tarea consiste en captar propiedades y en obtener demandas continuamente, es lógico que invirtamos la gran masa de tiempo disponible en realizar dichas tareas. Es más, seguramente percibiremos una gran sensación de pérdida de tiempo si no actuamos así y en consecuencia no obtenemos las captaciones o las solicitudes de compra o demandas que finalmente hará que vendamos propiedades. Hasta aquí tenemos un primer nivel de escala de pensamiento profesional. En el segundo nivel de pensamiento nos encontramos con un nuevo peldaño. Éste consiste en creer que además nuestra obligación profesional consiste en captar todo lo que podamos en nuestra zona y en atender con diligencia a todo aquel que llame a nuestra agencia inmobiliaria en busca de alguna propiedad. Existe un tercer nivel todavía más absorbente que nos hace creer que debemos captar todo aquel producto que podamos, esté donde esté y venga de donde venga y debemos conseguir un gran número de solicitudes, correos, llamadas y emails procedentes de cualquier fuente y atenderlos a todos con prontitud, diligencia y eficacia.

Hasta aquí todo correcto ¿no?, nadie podrá decir que hasta éste momento he dicho nada incoveniente. Hasta aquí parece ser todo políticamente aceptable. En el primer caso invierto el 100% de mi tiempo, en aquellas tareas que considero son las propias de mi negocio. En el segundo caso, utilizo algo de mi tiempo personal para migrarlo al profesional, porque claro, lo primero lo hacen casi todos loas agentes y yo quiero ser algo más, así que invierto un 120% del tiempo profesional. En el tercer caso, algo desesperado por que no acabo nunca de destacarme del resto ni acabo de progresar del todo me pongo al 150%. Se acabó lo de llegar a casa a la hora de ver a los niños, no paro de meter pisos en los portales, no paro de llamar a captaciones. Para hacer cursos no tengo tiempo, tengo que salir a hacer muchas visitas, porque claro cuantas más visitas más probabilidades de vender tengo, pongo y quito carteles, eso de captar en exclusiva ni hablar, ¡no tengo tanto tiempo! Y además ¡nadie quiere darlo en exclusiva..que tontería!, del facebook ya veré cuando tenga un rato, la página web está llena de pisos y con tenerla actualizada ya es bastante, del blog ni hablamos, eso no sirve para nada, y del resto de cosas…¡bah! Eso son tonterías para el resto, mis clientes son diferentes, no usan casi internet, en mi zona eso no vale, en mi barrio no se trabaja así, en mi ciudad eso es imposible…además…NO TENGO TIEMPO. ¡ Y además oiga! Este artículo ya se me está haciendo largo y no me lleva a ningún sitio. Todo esto ya lo sabía yo. ¡Quiero soluciones YA!…no tengo tiempo.

Si usted no tiene tiempo, no lo pierda. Coja está página, hágase un cucurucho con ella y deposite dentro las cáscaras de pipas, los chicles mascados o simplemente cierre esta revista y póngase a llamar por telefóno. Salga a la calle a enseñar pisos. Hay un montón de gente esperándole para pasar la mañana alegremente viendo pisos con usted, seguro que alguno cae.

Pero un segundo… ahora que caigo… resulta que hay gente que hace muchas cosas de esas, que están en un montón de redes sociales, que tienen un blog, un par de páginas web, son dos en la oficina, trabajan gran parte de su cartera en exclusiva, algunos incluso han cerrado acuerdos de colaboración con otras agencias para asociarse, no se pierden un curso y encima venden… y…¡ aún se atreven a decir que son felices con su trabajo ,con su profesión!. ¡ Malditos embusteros! Esto lo hacen para dar rabia a los demás, seguro que no tienen familia … a lo mejor viven de otra cosa, ¡claro!, eso es, el dinero lo obtiene de otro sitio y no lo dicen. Pero ¿y si existe una creencia de pensamiento profesional diferente?.. algo distinto a los otros tres niveles de pensamiento que comentábamos. ¿Y si pudiésemos realmente ganar tiempo para lo que queremos hacer?. Imaginemos lo siguiente:

Continuará en “No tengo tiempo (parte 3)”

No tengo tiempo (parte 1)

En los últimos días, dentro y fuera de las redes sociales he escuchado varias referencias al tiempo. Me refiero, mejor dicho a la escasa disponibilidad de tiempo, por parte de muchos agentes inmobiliarios. Claro al final los agentes, como cualquier empresario, emprendedor o autónomo disponemos de capital y trabajo. En definitiva, para nosotros, dinero y tiempo. En ocasiones somos capaces de hacer determinadas cosas nosotros mismos y en otras decidimos contratar el servicio, porque en caso contrario, el tiempo que deberíamos invertir en realizar esa tarea o en desarrollar esa idea sería desmedido. La cuestión se pone un poco más fea cuando el capital escasea y el tiempo también. Es entonces cuando entramos en la espiral de “no puedo encontrar tiempo…porqué me falta tiempo para hacerlo”.

Respecto al tiempo, existen claramente dos líneas de actuación sobre él a nivel profesional. El tiempo puede ser gestionado para procurar una organización del mismo que nos permita emplear el tiempo disponible de una manera eficiente, entonces hablaremos de gestión del tiempo. Por los muros de facebook, en algunos grupos, leo las solicitudes de cursos sobre gestión del tiempo. El profesional no dispone de tiempo. Este es uno de los inconvenientes más mencionados a la hora de arrancar nuestro blog, nuestra cuenta de facebook, nuestro twitter, la página web, o simplemente a la hora de ponernos a diseñar una campaña de marketing para nuestro negocio, de asistir a un curso, hacer un webinar o de intentar construir una asociación local con las inmobiliarias de nuestro entorno. “Si es que yo de verdad lo intento, pero es que…no tengo tiempo”.

Es cierto, el problema de muchos de nosotros es que literalmente “no tenemos tiempo”. Y no es una cuestión de gestionarlo mejor o peor. Haciendo un excelente curso de gestión del tiempo y llevando un buen organizador o sistema de agenda de nuestro tiempo, sin duda mejoraremos ampliamente la gestión del tiempo profesional. Trabajaremos seguramente con algo menos de ansiedad y acertaremos en el momento de elegir qué hacer en cada momento. Eso es cierto y es necesario hacerlo y tenerlo claro. Pero será la elección de en qué cuestiones, clientes, situaciones y negocios decido emplear mi tiempo, dónde realmente conseguiremos ganar tiempo al tiempo. Recuerdo perfectamente cuantas veces me quejé sinceramente en el pasado, de no tener tiempo para esto y para aquello y cuantas veces me sorprendí a mí mismo perdiendo el tiempo con un cliente que no quería vender, con uno que no podía comprar, con otro que realmente no me necesitaba, con otro al que yo no podía ayudar, con alguien que no me había llamado y en el fondo no quería estar conmigo en ese momento. Con estos últimos invertí gran cantidad de horas, yo diría cientos de horas en intentar convencerles de lo conveniente que sería que contaran conmigo para vender o comprar su casa. Pero claro…¿quién era yo para ellos?..¿por qué iban a darme su casa en exclusiva? ¿por qué iban a escucharme en mi recomendación de precios?.¿Qué podía hacer yo realmente que ellos no pudieran hacer?¿En que era yo diferente al resto?, ¿por qué elegirme a mi? Cuantas veces sus miradas me decían “ No sé quien es usted, no sé realmente si usted puede hacer lo que me dice, no le conozco a usted de nada…como usted hay muchos… si usted es como los demás..¿por qué voy a darle algo diferente que a los demás?, en definitiva: No debe ser usted al que yo necesito y No confío en usted…además no tengo tiempo para esto”. En esta situación nos vemos en muchas ocasiones cuando nos empeñamos en salir a la calle a buscar clientes, per sobre todo al buscar propiedades. Cuando empezamos a captar con los portales, a puerta o teléfono frío, con el objetivo de conseguir que nos den su piso… en lugar de su confianza.

 

continuará en. No tengo tiempo (parte 2)