El secreto de los grandes agentes

TÉCNICAS AVANZADAS DE LOS AGENTES TOP PRODUCER DE REALMARK. Realmark logo transparente

Los agentes TOP PRODUCER Realmark son agentes, la mayoría de ellos veteranos del sector, que tras un año de formación intensiva han superado los 120.000 euros de facturación a clientes. Todos ellos comparten una cosa. Han entendido que en nuestro sector todos tenemos dos trabajos. Uno es ser agente inmobiliario, ya sea como agente del vendedor o como agente del comprador.

Leer más

Trabaja con nosotros

 

Tu futuro, puede estar a un click de distancia

Quizá tu futuro está a un click de distancia, si has llegado hasta aquí es posible que estés pensando en dar un cambio a tu vida profesional.

Nosotros estamos buscando personas con ganas de aprender una nueva profesión, con ganas de implicarse y comprometerse y formar parte de un equipo humano muy especial.

Te ofrecemos iniciar una nueva andadura como profesional. Convertirte en Agente Inmobiliario, bajo la fórmula del Agente Autonómo asociado a nuestro negocio. Obtendrás una cobertura impresionante para desarrollarte como  Agente.

Si estás interesado haz click aquí

 

No tengo tiempo (parte 2)

…/…

viene de No tengo tiempo (parte 1).

 

La inversión de tiempo en este tipo de desarrollo profesional, es sencillamente descomunal. Pero claro nos empeñamos en creer que ese precisamente es nuestro trabajo y ahí radica nuestro error.

Pensemos; si nuestro sistema de creencias nos indica que nuestra principal tarea consiste en captar propiedades y en obtener demandas continuamente, es lógico que invirtamos la gran masa de tiempo disponible en realizar dichas tareas. Es más, seguramente percibiremos una gran sensación de pérdida de tiempo si no actuamos así y en consecuencia no obtenemos las captaciones o las solicitudes de compra o demandas que finalmente hará que vendamos propiedades. Hasta aquí tenemos un primer nivel de escala de pensamiento profesional. En el segundo nivel de pensamiento nos encontramos con un nuevo peldaño. Éste consiste en creer que además nuestra obligación profesional consiste en captar todo lo que podamos en nuestra zona y en atender con diligencia a todo aquel que llame a nuestra agencia inmobiliaria en busca de alguna propiedad. Existe un tercer nivel todavía más absorbente que nos hace creer que debemos captar todo aquel producto que podamos, esté donde esté y venga de donde venga y debemos conseguir un gran número de solicitudes, correos, llamadas y emails procedentes de cualquier fuente y atenderlos a todos con prontitud, diligencia y eficacia.

Hasta aquí todo correcto ¿no?, nadie podrá decir que hasta éste momento he dicho nada incoveniente. Hasta aquí parece ser todo políticamente aceptable. En el primer caso invierto el 100% de mi tiempo, en aquellas tareas que considero son las propias de mi negocio. En el segundo caso, utilizo algo de mi tiempo personal para migrarlo al profesional, porque claro, lo primero lo hacen casi todos loas agentes y yo quiero ser algo más, así que invierto un 120% del tiempo profesional. En el tercer caso, algo desesperado por que no acabo nunca de destacarme del resto ni acabo de progresar del todo me pongo al 150%. Se acabó lo de llegar a casa a la hora de ver a los niños, no paro de meter pisos en los portales, no paro de llamar a captaciones. Para hacer cursos no tengo tiempo, tengo que salir a hacer muchas visitas, porque claro cuantas más visitas más probabilidades de vender tengo, pongo y quito carteles, eso de captar en exclusiva ni hablar, ¡no tengo tanto tiempo! Y además ¡nadie quiere darlo en exclusiva..que tontería!, del facebook ya veré cuando tenga un rato, la página web está llena de pisos y con tenerla actualizada ya es bastante, del blog ni hablamos, eso no sirve para nada, y del resto de cosas…¡bah! Eso son tonterías para el resto, mis clientes son diferentes, no usan casi internet, en mi zona eso no vale, en mi barrio no se trabaja así, en mi ciudad eso es imposible…además…NO TENGO TIEMPO. ¡ Y además oiga! Este artículo ya se me está haciendo largo y no me lleva a ningún sitio. Todo esto ya lo sabía yo. ¡Quiero soluciones YA!…no tengo tiempo.

Si usted no tiene tiempo, no lo pierda. Coja está página, hágase un cucurucho con ella y deposite dentro las cáscaras de pipas, los chicles mascados o simplemente cierre esta revista y póngase a llamar por telefóno. Salga a la calle a enseñar pisos. Hay un montón de gente esperándole para pasar la mañana alegremente viendo pisos con usted, seguro que alguno cae.

Pero un segundo… ahora que caigo… resulta que hay gente que hace muchas cosas de esas, que están en un montón de redes sociales, que tienen un blog, un par de páginas web, son dos en la oficina, trabajan gran parte de su cartera en exclusiva, algunos incluso han cerrado acuerdos de colaboración con otras agencias para asociarse, no se pierden un curso y encima venden… y…¡ aún se atreven a decir que son felices con su trabajo ,con su profesión!. ¡ Malditos embusteros! Esto lo hacen para dar rabia a los demás, seguro que no tienen familia … a lo mejor viven de otra cosa, ¡claro!, eso es, el dinero lo obtiene de otro sitio y no lo dicen. Pero ¿y si existe una creencia de pensamiento profesional diferente?.. algo distinto a los otros tres niveles de pensamiento que comentábamos. ¿Y si pudiésemos realmente ganar tiempo para lo que queremos hacer?. Imaginemos lo siguiente:

Continuará en “No tengo tiempo (parte 3)”

No tengo tiempo (parte 1)

En los últimos días, dentro y fuera de las redes sociales he escuchado varias referencias al tiempo. Me refiero, mejor dicho a la escasa disponibilidad de tiempo, por parte de muchos agentes inmobiliarios. Claro al final los agentes, como cualquier empresario, emprendedor o autónomo disponemos de capital y trabajo. En definitiva, para nosotros, dinero y tiempo. En ocasiones somos capaces de hacer determinadas cosas nosotros mismos y en otras decidimos contratar el servicio, porque en caso contrario, el tiempo que deberíamos invertir en realizar esa tarea o en desarrollar esa idea sería desmedido. La cuestión se pone un poco más fea cuando el capital escasea y el tiempo también. Es entonces cuando entramos en la espiral de “no puedo encontrar tiempo…porqué me falta tiempo para hacerlo”.

Respecto al tiempo, existen claramente dos líneas de actuación sobre él a nivel profesional. El tiempo puede ser gestionado para procurar una organización del mismo que nos permita emplear el tiempo disponible de una manera eficiente, entonces hablaremos de gestión del tiempo. Por los muros de facebook, en algunos grupos, leo las solicitudes de cursos sobre gestión del tiempo. El profesional no dispone de tiempo. Este es uno de los inconvenientes más mencionados a la hora de arrancar nuestro blog, nuestra cuenta de facebook, nuestro twitter, la página web, o simplemente a la hora de ponernos a diseñar una campaña de marketing para nuestro negocio, de asistir a un curso, hacer un webinar o de intentar construir una asociación local con las inmobiliarias de nuestro entorno. “Si es que yo de verdad lo intento, pero es que…no tengo tiempo”.

Es cierto, el problema de muchos de nosotros es que literalmente “no tenemos tiempo”. Y no es una cuestión de gestionarlo mejor o peor. Haciendo un excelente curso de gestión del tiempo y llevando un buen organizador o sistema de agenda de nuestro tiempo, sin duda mejoraremos ampliamente la gestión del tiempo profesional. Trabajaremos seguramente con algo menos de ansiedad y acertaremos en el momento de elegir qué hacer en cada momento. Eso es cierto y es necesario hacerlo y tenerlo claro. Pero será la elección de en qué cuestiones, clientes, situaciones y negocios decido emplear mi tiempo, dónde realmente conseguiremos ganar tiempo al tiempo. Recuerdo perfectamente cuantas veces me quejé sinceramente en el pasado, de no tener tiempo para esto y para aquello y cuantas veces me sorprendí a mí mismo perdiendo el tiempo con un cliente que no quería vender, con uno que no podía comprar, con otro que realmente no me necesitaba, con otro al que yo no podía ayudar, con alguien que no me había llamado y en el fondo no quería estar conmigo en ese momento. Con estos últimos invertí gran cantidad de horas, yo diría cientos de horas en intentar convencerles de lo conveniente que sería que contaran conmigo para vender o comprar su casa. Pero claro…¿quién era yo para ellos?..¿por qué iban a darme su casa en exclusiva? ¿por qué iban a escucharme en mi recomendación de precios?.¿Qué podía hacer yo realmente que ellos no pudieran hacer?¿En que era yo diferente al resto?, ¿por qué elegirme a mi? Cuantas veces sus miradas me decían “ No sé quien es usted, no sé realmente si usted puede hacer lo que me dice, no le conozco a usted de nada…como usted hay muchos… si usted es como los demás..¿por qué voy a darle algo diferente que a los demás?, en definitiva: No debe ser usted al que yo necesito y No confío en usted…además no tengo tiempo para esto”. En esta situación nos vemos en muchas ocasiones cuando nos empeñamos en salir a la calle a buscar clientes, per sobre todo al buscar propiedades. Cuando empezamos a captar con los portales, a puerta o teléfono frío, con el objetivo de conseguir que nos den su piso… en lugar de su confianza.

 

continuará en. No tengo tiempo (parte 2)

 

La forma en la que vemos el problema… es el problema. (Parte 1).

PARTE I.

Desde hace algún tiempo asistimos a un cambio de modelo en la intermediación inmobiliaria. Un importante cambio de las reglas del juego. Unos asisten algo estupefactos, por la velocidad a la que se están produciendo estos cambios. Otros insisten en que estamos sufriendo una regresión y estamos volviendo a trabajar con las regla de hace unos años, reglas, usos y costumbres de la era pre-burbuja.

Para los primeros supone un reto entender, asimilar y aceptar la conveniencia de trabajar bajo lo que ha venido a denominar “exclusiva compartida”. Entienden con claridad las ventajas para el cliente y para el profesional, y en ocasiones no vacilan en dedicar tiempo y esfuerzo en predicar entre sus congéneres el beneficio que supondría para el sector y para la profesión. Para otros, algo más ejercitados por el paso de los años, nada nuevo se ha inventado. Casualmente todos ellos ya trabajaban en exclusiva cuando empezaron en “esto”. Y aunque ya no lo hace ninguno, recuerdan con cierto anhelo aquellos días y reconocen, en la intimidad, cierto temor por la odisea que puede suponer volver a recuperar aquella fórmula. El tercer grupo se compone de profesionales que: a) nunca oyeron hablar del concepto b) algo oyeron pero no entienden la diferencia con la colaboración ordinaria de toda la vida, c) aquellos que ni sienten ni padecen.

Lo cierto es que aún cuando pueden parecer evidentes los beneficios de trabajar la intermediación inmobiliaria desde la perspectiva de la exclusiva múltiple compartida, es mucho mas frecuente, durante el desarrollo de la actividad diaria, encontrar miembros del segundo y tercer grupo, que del primero. Tanto se ha hablado, tanto se ha dicho, tanto se ha hecho en los últimos dos años, que se ha conseguido desvirtuar, en gran medida, el concepto de las MLS y de la exclusiva múltiple.

Hemos asistido estupefactos al cenit y ocaso de algunas intentonas fallidas, a camino entre el asociacionismo para la defensa de los intereses del sector, la franquicia repleta de servicios, imagen corporativa marketiniana y algunos conceptos de MLS. Una mezcla en ocasiones poco fructífera, pues lejos de ofrecer un servicio orientado hacia los clientes,se convertía en una especie de red o asociación con visos de expansión e incluso de representatividad ante la administración de turno.

Orientar la creación de la MLS al cliente es fundamental para el desarrollo exitoso de la idea. Es el cliente quien apreciará fundamentalmente los beneficios del servicio y quien se verá beneficiado en primer término, por añadidura se beneficiará el profesional que así decida trabajar. Empezar con un fin en mente claro y acertado suele ser un buen síntoma y un inmejorable comienzo. Para ello debemos entender que tenemos una esfera de influencia limitada, donde realmente podemos modificar ciertas cosas que ocurren a nuestro alrededor. Haced que estas cosas puedan ocurrir, modificar nuestro entorno más inmediato, nuestro circulo de influencia es la base de la proactividad. Tomando conciencia de hasta donde podemos influir, teniendo un final en mente podremos ordenar nuestra prioridades y establecer primero lo primero. No podremos cambiar solos al sector ni a la profesión pero conseguiremos que nuestros clientes y compañeros nos vean y escuchen de manera muy distinta.

Pero de nada nos servirá esta toma de conciencia y esta victoria privada si no somos capaces de generar confianza en los demás, clientes y compañeros de profesión. Stephen Covey, en su libro ”Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”, nos habla de esto con una claridad envidiable y lanza algunas pautas que interiorizadas y realizadas de manera sincera consiguen incrementar los que el autor viene a denominar “la cuenta bancaria emocional”.

Continuará en   La forma en la que vemos el problema… es el problema. (Parte 2.)

Ya encontré comprador, ¿y ahora qué?

Como vendedor, esto es lo que pasa en realidad. Al poner su casa en el mercado, usted ha puesto un precio y unas condiciones. De hecho, se trata de una oferta. En este punto el posible comprador de su casa puede hacer dos cosas: aceptar la oferta del propietario y firmar un contrato,  o sugerir distintas condiciones y precio haciendo una contraoferta. Si escoge esta última opción, usted puede aceptarla, rechazarla, o hacer otra contraoferta.

En el proceso de la compraventa no hay nada más complejo, personal, o variable que la negociación entre el vendedor y los compradores.Lógicamente el vendedor desea vender lo mejor posible y el comprador desea comprar lo mejor posible. Ambas posturas son legítimas. Existen, por tanto intereses contrapuestos, pero tambien coincidentes. Ambos quieren que se produzca la compra-venta, pero no en las mismas condiciones. Si las partes o sus representantes consiguen una negociación win-win, alcanzarán el éxito en la negociación. Pero si una de ellas se empeña en jugar a win-loose la cosa empezará a complicarse por que nadie quiere ser el perdedor en la compra o venta de su casa. Es entonces dónde empiezan a surgir chispas. Cuando negocias la venta o compra de tu propia casa las emociones salen al exterior, te dominan, te implicas en exceso, te ofendes, te enfadas, te ilusionas en exceso…etc. Por eso es muy recomendable contar con profesionales que puedan representarte y sepan mantener una postura más fria, neutral y profesional. Pero.. ¡¡ojo!! acertar con la elección de tu agente inmobiliario es por tanto, la decisión más importante que deberás tomar.

¿Y qué firmo?

Este es el punto en el que el valor de nuestra experiencia, la de los agentes innobiliarios, es más evidente porque conocemos la comunidad, hemos visto muchas casas en venta, conocemos los valores de la zona y hemos pasado años negociando transacciones inmobiliarias.

Recuerde que los compradores, son personas como usted que por motivos laborales, por cambio de vida u otras inquietudes y necesidades han decidido comprar su casa. En ocasiones se trata de familias que requieren vender otra vivienda, …etc. En cualquier caso no es momento de dejarse llevar por cuestiones personales. Es momento de pactar condiciones, precio y plazo de la compraventa.

Un equipo de Rock’n Roll

Esta semana ha nacido un equipo de Agentes Inmobiliarios que dará mucho que hablar en Valencia. Después de varios meses de preparativos estamos preparados para marcar un nuevo estilo inmobiliario. Un grupo de agentes especializados en residencial. Al frente cuatro agentes certificados CRS. Los agentes de Realmark están especializados por zonas. Si estás pensando en comprar o vender tu casa en Valencia, este es tu equipo. A fin de cuentas somos personas que prestamos nuestra experiencia a personas como tú, para que puedan vender o comprar su casa. Sin duda este es un equipo de Rock ‘n Roll.  www.realmark.es

un equipo Rock

Los peligros de equivocarse en el precio

Uno de los errores más comunes y costosos para el vendedor es poner un precio muy alto a su propiedad, pensando que con ello conseguirán vender mejor. Todos queremos vender al mejor precio posible, pero perder de vista el Valor de Mercado, puede tener unas consecuencias muy desagradables.

Los precios excesivos a veces son consecuencia del afecto que tenemos a nuestras casas, que esperamos sin mucha lógica ser capaces de transmitir al comprador. En otras ocasiones los vendedores piensan que si ponen un precio alto, siempre habrá luego margen de negociación. La verdad es que poner un precio excesivo lo único que va a resultar en un precio final inferior al que obtendríamos si fijáramos un precio razonable en base a un estudio serio de mercado.
Resultados habituales del exceso de precio

Menos ojos verán tu oferta.- Al poner el precio equivocado de hecho estás cerrando el acceso a una serie de compradores potenciales que de otro modo estarían interesados en tu casa. La mayor parte de los compradores actuales miran primero en internet, y solo miran el rango de precios en el que piensan comprar. Rara vez van a mirar en el rango de precios superior, pensando en luego bajar.

Menos ofertas.- Todos sabemos qué precios hay en el Mercado. Hay gente a la que no le gusta regatear, y si ven un precio demasiado alto, seguramente ni irán a ver la casa. A otros les encanta hacer bajadas, y en los tiempos que corren ellos disfrutan haciendo ofertas bajísimas. Esos sí que visitarán y harán esas ofertas que a usted le indignarán, sin dares cuenta de que usted mismo les ha invitado a hacerlo al poner un precio demasiado alto.

Ayudarán a la competencia.- Los compradores se sienten rechazados por un precio elevado, y se sienten atraídos por un precio moderado. Al poner el precio, usted elige con quién compite. Si su precio es el más alto de todas las viviendas similares, usted estará ayudando a los demás vendedores, que comprarán encantados otras casas más baratas que la suya. Es decir, estará usted ayudando a su vecino a vender su casa, una tarea muy encomiable, dicho sea de paso.

Su casa se quemará.- A veces pensamos que, si no vendemos, más adelante podremos bajar. La verdad es que los compradores no van a volver a preguntarle el precio, y que si ven que estaba más alto y ahora baja, si esperan más seguirá bajando. Mientras tanto usted se habrá perdido a los mejores clientes, que son los que se interesan de las cosas más recientes. El cliente típico necesita sentir urgencia, sentir que es algo nuevo y que muchos aún no conocen, y no se sentirán interesados por algo que lleva meses y meses en el mercado y muchos otros han rechazado antes. Estadísticamente, hoy las casas se venden en el primer mes… o tienen muchos problemas para venderse más tarde.

Cómo poner el precio adecuado

En el pasado los errores no se pagaban tan caros. La gente ponía un precio muy alto, y decía: “no tengo prisa”. En unos momentos en los que el mercado iba para arriba, tarde o temprano el precio acabaría llegando al que habíamos puesto, aunque fuera de forma caprichosa. Hoy no podemos poner el precio y sentarnos a esperar. Hoy tenemos que acertar desde el principio, y estar muy atento para ir corrigiendo el tiro en función de lo que nos diga el mercado.

El Valor de una propiedad no depende de sus sentimientos hacia la casa, ni de lo que le costó, ni de lo que se gastó en ella. El Valor de una propiedad la pone el mercado, al comprarla.

Para saber cuál es el valor de una casa, tenemos que imaginarnos cómo lo determinará ese comprador que vendrá a comprar con dinero en el bolsillo. Cuando usted compró su casa, miró y remiró todo lo que había a la venta, y compró lo que le pareció más interesante y en un precio razonable. Ese comprador va a actuar exactamente igual.

Afortunadamente, usted no tiene que ir por todo el mercado visitando todas las casas y viendo lo que pide cada uno. El precio más adecuado lo sabe el agente, que es el que está todo el tiempo viendo unas casas y otras.

Su agente le podrá decir cuál es el precio más razonable, pero recuerde que será el mercado el que tendrá la última palabra. Hoy día hay que actuar con sensatez, y hay que escuchar todo el tiempo al mercado. Lo mejor es que se ponga en manos de un agente de su confianza, que haga una intensa campaña de marketing de su propiedad. Su agente le debe mantener perfectamente informado, y usted tiene que ir tomando las decisiones de ir ajustando el precio siguiendo sus recomendaciones: si no tiene llamadas, tendrá que rebajar el precio notablemente, y si recibe llamadas y hasta visitas pero no tiene ofertas, también tendrá que bajar aunque algo menos. Es todo un proceso.

¿Su agente no se lo dijo?

En todas las profesiones hay profesionales mejores, y otros no tanto. A algunos les cuesta dar malas noticias, y no se atreven a decirle la verdad. Hay otros que piensan que más adelante será mejor momento para hacerlo, aunque usted ya haya perdido buenas oportunidades para entonces. A algunos no les gusta el compromiso de aceptar una exclusiva, y prefieren aceptar sus condiciones sin discutir, porque no piensan esforzarse mucho en la venta de su propiedad.

Elija el mejor agente

El mejor profesional no es el que le acepta un precio de venta más elevado. Él no comprará su casa. El mejor agente es el que hace un estudio de mercado, le asesora y le ayuda a decidir el mejor precio de venta, le presenta un buen plan de marketing de su vivienda, le mantiene informado de los resultados de la misma, y le ayuda a reajustar los precios cuando es necesario, de acuerdo con un plan previamente acordado con usted.

No elija nunca el agente que le representará en función del precio, o que no le pida la exclusiva, o que sus honorarios sean menores. Elíjalo solo teniendo en cuenta los compromisos de servicio que adquirirá con usted, porque lo que de verdad le ayudará a vender su propiedad, será la calidad de esos servicios.

Cuenta conmigo, soy tu agente.

Durante esta semana he tenido la oportunidad de impartir el módulo D: Trabaja con clientes, de CRS en Valencia y en Madrid (14 y 17 de Mayo) son dos fechas que dificilmente olvidaré en mucho tiempo. Esta posibilidad de llevar a los compañeros, todo lo que CRS nos ha ido aportando estos años me parece sencillamente una oportunidad de oro. Me siento sencillamente afortunado de poder hacerlo. Compartir y contar a la gente estas cosas que te han ayudado tanto, durante estos años te hace sentir bien. Te produce la extraña sensanción de estar dejando tu granito de arena adicional a este sector al que tanto he aprendido a amar durante todo este tiempo. Me gusta lo que hago. Me gusta se agente inmobiliario, me siento afortunado de sentirlo así. 

Pasamos tiempos duros, tiempos de cambio y de oportunidad. No es una frase hecha, no. Vivimos tiempos de CAMBIO y OPORTUNIDAD. Los heróes son todos aquellos agentes que dejan su granito de arena con su buen hacer diario, con su honestidad, con su interés sincero por los asuntos de sus clientes. Los instructores, los formadores son herramientas al servicio de los profesionales. Personas que acumulan su experiencias, la experiencia de otros agentes, nuevas perspectivas, nuevos paradigmas, es decir nuevos modelos, ejemplos, conjunto de ideas y creencias que parecían ciertas y casi intocables, cambian, se transforman. Lo que debemos observar. El cambio del contexto. Un conjunto de experiencias, creencias y valores que afectan la forma en que un individuo percibe la realidad y la forma en que responde a esa percepción.

Módulo D en Madrid. 17 de mayo de 2012

Las personas, en nuestro caso los agentes, cambian día a día su forma de ver el mundo y con ello, y muy poco a poco hacen que también cambie la percepción de aquellos que utilizan sus servicios. Los agentes de hoy ya no vendemos pisos, no queremos salir a molestar a nadie, no queremos llamar a importunar a nadie, no queremos dramatizar, ni urgir, ni presionar sin sentido, queremos ser "aquellas personas a las que compradores y vendedores acuden confiadamente para obtener asesoramiento en la delicada decisión de comprar o vender su bien más preciado"… su casa, su hogar. Esto empieza a ser la tónica general, la aspiración de muchos agentes que ven que perciben que en esta propuesta subyace un VALOR único. Estas son las cosas de las que hablamos en CRS, las cosas que nos interesan a los agentes, las cosas que les interesan a nuestros clientes. Por eso disfruto contando estas cosas a tantso compañeros. Gracias a todos por escuchar, por vuestra paciencia, por vuestras ganas de cambiar las cosas.

Yo seré tu compañero, tu asesor, te ayudaré en esa delicada decisión, iremos juntos en este viaje, no te fallaré, estaré ahí contigo, siempre te diré la verdad, yo conozco el proceso, pero eres tú quien decide, no estarás sólo. Cuenta conmigo…soy tu agente. 

 

Módulo D en VAlencia. 14 de mayo de 2012

 

 

 

 

 

 

Un comprador sin agente se ahorra dinero…¿o no?

 

Si no contrato un agente me ahorro dinero, ¿no?

Comprar o vender una propiedad es algo complejo. A primera vista puede parecer que basta con mirar una serie de revistas y buscar en la web para encontrar la casa adecuada al precio correcto. Pero una de las reglas del mercado inmobiliario es que cada propiedad es única.

No hay dos casas iguales, incluso dos modelos idénticos en la misma calle o en el mismo edifico. Las casas son distintas, así como los contratos, las opciones de financiación, las diligencias necesarias y sus resultados, los gastos comunitarios, las cargas que puedan tener, las instalaciones de la vivienda y los costes de cierre en cada caso.

Tampoco hay dos transacciones iguales. En el lío de contratos, financiación, grantías, precios, y negociaciones entre las partes, es donde adquiere  sentido trabajar con profesionales que conocen la zona, el sector y mucho más.

Lo cierto es que no contratar  un agente puede costarle al comprador más dinero que hacerlo.  Todo depende de lo que usted valore su tiempo en primer lugar , sus conocimientos del mercado inmobiliario en segundo lugar, y el mercado específico de la zona donde quiere buscar casa, en tercer lugar, así como sus habilidades para negociar con éxito. También es posible que ahorre dinero si evita contratar un abogado para una demanda…aunque también puede salirle muy caro.

Si usted, como comprador,  quiere sacarle partido a trabajar con un Agente, lo mejor que puede hacer es:

 

1) Elija alguien de confianza, quizá se lo pueda recomendar algún amigo o conocido que haya tenido una experienci a previa.

2) Entrevistese con él. En su oficina es el mejor lugar. Explíquele qué busca, porqué, que plazos de tiempo tiene, que presupuesto maneja, que le gustaría de verdad.

3) Analice la respuesta y la actitud de su agente. Compruebe si realmente se está tomando un interés sincero en ayudarle.

4) Recuerde que ayudarle no es enseñarle un piso tras otro sin sentido. Ayudarle a usted es darle información de la zona, de los precios, de como será el proceso de oferta, el de compra…etc

5) Su agente tendrá 20 propiedades que puedena interesarle, descartará 10, de las 10 que quedan selecionará 5 que pueden encajarle y de aquellas debería mostrarle  las 3 mejores…por ejemplo. De esta manera, si él conoce bien lo que usted está buscando y es capaz de conectar con usted, le ahorrará mucho tiempo, dinero y algo de frustación por el largo camino del proceso de compra de vivienda.

6) Es la hora de pasar una oferta. Hablad sobre esto, que te explique los documentos, su implicación, como deberia planterase el proceso de negociación, etc. Qué documentos se irán firmando. ¿Ha pedido la nota simple? Ha verificado los titulares, las cargas, la identificación del inmueble..¿Se olvidó del garaje?. Estudiar las posibles contingencias, los plazos, los pagos, el banco, la notaría, los gastos, lo relativo a la comuniad de propietarios, suministros de la vivienda, estado de las cuentas…etc

Además, un agente experto debería ofrecerle un Plan de Negociación que hará usted consiga su casa a un precio razonable. Así que no solo el comprador que no cuenta con un agente no se ahorra dinero, sino que de hecho es posible que acabe pagando mucho más por la casa, o que cometa un error de bulto en su planificación fiscal o que pague por la hipoteca más de lo que debería.

Recuerde que las mejores propiedades, al mejor precio, las suelen tener los mejores agentes.