¿Eres un agente honesto o un agente “guarripei”?

Muchas veces me he preguntado a lo largo de mi carrera profesional como agente inmobiliario, que sentido tenía nuestra profesión. ¿Por qué alguien querría contratar a un agente?. Sencillamente por el mismo motivo que contrataría a cualquier otro profesional; por que espera que aquel obtenga mejor resultado que si lo hiciera él mismo. Si esperase el mismo resultado o uno peor, no tendría sentido contratar a nadie, a menos que sólo busques tiempo. Es decir alguien que aunque lo haga igual que tú tenga el tiempo que a lo mejor tú no tienes.

Leer más

Sólo venden los mejores.

Es cierto, hoy sólo venden los mejores. Pero no los mejores agentes inmobiliarios, sino los mejores propietarios de inmuebles.  Los más preparados, los más realistas, los que han entendido el mercado actual y la tendencia. No es casualidad que suelan ir de la mano de un buen agente inmobiliario que les acompaña en todo el proceso. Los mejores propietarios vendedores, suelen buscar a los mejores agentes inmobiliarios para que les ayuden a vender sus propiedades, al mejor precio y en el menor plazo de tiempo posible. A todos nos gusta trabajar con gente como nosotros.

El tiempo de venta ha aumentado, entre otras cosas porque muchos vendedores no están dispuestos a asumir la rebaja que supone llegar a un precio razonable de mercado. La mayoría necesitan de un plazo de tiempo suficiente, para asumir la pérdida que le va a suponer sacar su vivienda al mercado en estos momentos. Es como un proceso de duelo. Tras la negación inicial de la situación, que nos permite amortiguar el golpe de la realidad, viene la ira, en la que uno se pregunta porqué le tiene que pasar esto a él en este preciso momento y por qué no se decidió a vender antes. Después y ante la dificultad de afrontar la difícil realidad,  surge la fase de intentar llegar a un acuerdo para poder superar la situación que tras una pequeña fase de tristeza dará paso a la aceptación de la nueva situación del mercado. Es en ese momento cuando realmente ya se está preparado para vender, y cuando uno se da cuenta que si ha decidido vender es mejor vender ya, y no seguir esperando un minuto más.

Cada uno requiere sus tiempos y pasa por diferentes fases durante la venta de su casa. También el comprador dedica mucho tiempo a buscar su casa, todo ello acompañado de la dificultad de encontrar financiación. Como resultado nos encontramos con que todo el proceso se ha hecho sustancialmente más largo.

En este momento cuando el trabajo de los profesionales inmobiliarios adquiere más valor y sentido. En estas circunstancias de mercado acompañamos al comprador durante meses, haciendo un seguimiento particularizado. Además, somos los más cualificados para hacer entender a los vendedores cuál es el precio adecuado de su propiedad hoy día y cómo hacer para destacarlas en la maraña de propiedades a la venta, tanto de particulares como de entidades. Nuestras carteras de clientes compradores cualificados adquiere hoy en día un valor sin igual. 

Quién busca vivienda sin el apoyo de un profesional inmobiliario lo tiene más difícil. A muchos vendedores que van sólos, les cuesta asumir la venta de su inmueble por un precio que dista de las astronómicas cifras a las que se llegaron a vender algunos pisos durante la etapa de la burbuja inmobiliaria.

Por eso ir de la mano de un experto inmobiliario ayuda en la negociación para llegar a un precio que satisfaga a las dos partes y que ambos entiendan adecuado para este momento. Los profesionales inmobiliarios conocen a fondo el mercado y saben explicar la situación de una forma realista a los vendedores para que asuman un precio adecuado. Nunca como ahora ha sido tan necesaria la labor de los profesionales inmobiliarios para vender una vivienda. Pero claro… en esta situación del mercado…sólo pueden vender los mejores.