¿Eres un agente honesto o un agente “guarripei”?

Muchas veces me he preguntado a lo largo de mi carrera profesional como agente inmobiliario, que sentido tenía nuestra profesión. ¿Por qué alguien querría contratar a un agente?. Sencillamente por el mismo motivo que contrataría a cualquier otro profesional; por que espera que aquel obtenga mejor resultado que si lo hiciera él mismo. Si esperase el mismo resultado o uno peor, no tendría sentido contratar a nadie, a menos que sólo busques tiempo. Es decir alguien que aunque lo haga igual que tú tenga el tiempo que a lo mejor tú no tienes.

Pero claro eso no aporta ningún valor adicional, ni tampoco requiere de ningún conocimiento adicional. Si se trata de hacer lo mismo que un particular y tan solo se vende el tiempo ¿estarían justificados unos honorarios cómo los de un agente inmobiliario?. Es complicado, probablemente no.

Pero en realidad cuando alguien contrata a un agente espera algo más de él. No sólo su experiencia, sus conocimientos, sus capacidades y su tiempo. Estas razones son las que pueden observarse, pero detrás de cada una de ellas subyacen otras motivaciones. Tus conocimientos le sirven para acceder a nuevos paradigmas, ese conjunto de creencias y valores que creías firmemente establecidos. También ayudan en todo el proceso. Tus capacidades consiguen que se avance en el proceso de venta, que se pueda fijar el precio óptimo, que la propiedad llegue a todo el mundo. Tu tiempo es el factor de producción más preciado que tienes. Siempre he dicho que nuestro negocio en intensivo en el factor de producción tiempo. Es decir, trabajo. Tu experiencia debería darle acceso a tus relaciones; con otros clientes y con otros profesionales. Algo que por muchos conocimientos, capacidades y tiempo que tenga un cliente, no podrá igualar, o no debería.

Todo esto puesto al servicio de los intereses de un cliente es demoledor y definitivo para ser un profesional apreciado, valorado y útil en su comunidad. Son los ingredientes para una vida feliz. Para una carrera exitosa y con prestigio. Pero cuando se ponen solo al servicio de uno mismo evidencian su yo más profundo. Egoístas, mentirosos,  ladinos, avariciosos, aprovechados, sin escrúpulos ni aprecio sincero por aquellos que les contratan, que se golpean el pecho mientras se llenan la boca de palabras como ética, honorarios, profesionalidad y seriedad. Cuando no hay más que interés propio, comisiones desmedidas, mediocridad, falta de formación y poca voluntad de formarse.

Se me atraman in a suit looking very angrygantan aquellos que sólo miran por su intereses,  pero para que los contraten se llenan la boca de todo lo contrario. Aquellos que solo pretenden bajar el precio de la propiedad hasta que todo de igual, por que sea tan barata que no importe lo que hagas. Aquellos que solo quieren tener a sus clientes cautivos de un contrato, aunque no se estén haciendo nada de nada por ellos . ¿Quién quisiera contratar un asesor o un abogado que sólo mirase por sus intereses en lugar de velar por los de su cliente?.

¿Esperabas un asesor que se preocupara por tus intereses y te has encontrado con un desalmado que sólo quiere que bajes el pecio y te amenaza con el contrato cada vez que insinúas que te gustaría cambiar de agente.? Algunos leerán este post y se sentirán alineados del lado más ético. Para saber en que lado estás solo debes hacerte una pregunta. ¿Qué intereses van por delante, los tuyos o los de tu cliente? ¿Cuándo valoras propiedades piensas en ti o en tu cliente? ¿Y cuando le pasas una oferta?¿Cuanto inviertes por propiedad?, ¿Intentas que tu cliente consiga lo máximo?.¿Cómo reaccionas cuando un cliente quiere dejarlo contigo?, ¿Piensas siempre mal de los demás?

Desalmados y arribistas campan a sus anchas y sólo la formación basada en un modelo aspiracional de prestigio, en un “querer ser”, en la auto-estima más auténtica, en el afán de superación y en la pasión por lo que hacemos, puede salvarnos. Para todo lo demás, master-card.

 

TEST PARA SABER DÓNDE TE ENCUENTRAS

darVader LukeSkywalker

 

 

 

  1. Cuando valoro una propiedad procuro que sea lo más barata posible para que no se atasque mucho tiempo. VERDADERO FALSO
  2. Los vendedores siempre quieren mucho, hay que hacerles ver la realidad y situar el precio para que la propiedad se venda en unos días. VERDADERO FALSO
  3. Una vez te firman una exclusiva ya no se pueden liberar aunque no estemos llevando visitas ni ofertas. VERDADERO FALSO
  4. Por lo general desconfío de los clientes Vendedores, cuando quieren dejarte es por que quieren darte la vuelta. VERDADERO          FALSO
  5. Los clientes compradores son bastante mentirosos, siempre que pueden te dan la vuelta. VERDADERO FALSO
  6. Los compañeros inmobiliarios son muy peligrosos, si pueden te dan la vuelta. VERDADERO FALSO
  7. Solo comparto aquellas propiedades que no estén muy bien de precio, por que si están muy bien de precio, ya las vendo yo. VERDADERO      FALSO

Si has contestado VERDADERO a más de una.  Tienes un problema serio. Seguramente eres un agente guarripei.

Deja un comentario