Como era nuestro futuro y como será a partir de ahora

Tecnología y emociones encontradas en el mundo inmobiliario.

 

Allá por dónde voy escucho hablar de las compañías tecnológicas que invaden poco a poco el panorama inmobiliario nacional, como antes hicieron en otros países con mayor o menor éxito. Nos acercamos a la era de la Inteligencia Artificial a pasos de gigante. Numerosas compañías invierten millones de dólares en el desarrollo de logaritmos capaces de interpretar el mercado, los valores de las propiedades, el umbral de rentabilidad, anticiparse a los mercados emergentes y un sinfín de aplicaciones diseñadas para comunicarse con los clientes, más rápido, más eficazmente, con más información y en definitiva mejor.

Es cierto que la tecnología, en general, ha resultado beneficiosa para la humanidad, pero también es cierto que el impacto en la vida de millones ha sido dramático. De hecho, los los investigadores del MIT Erik Brynjolfsson y Andrew McAfee en su libro La carrera contra las máquinas (2011) y en “La segunda era de las máquinas (2014)” pronostican que debido a la tecnología, en el futuro millones de personas quedarán sin empleo: “Las máquinas ya no solo realizan tareas repetitivas y rutinarias, sino que cada vez son más capaces de realizar cosas que antes se nos antojaban imposibles como conducir vehículos, diagnosticar enfermedades u ofrecer asesoría financiera”, señala McAfee.

A la mayoría de nosotros se nos antoja un mundo distante. Algo fuera de nuestra esfera que poco nos influye porque pensamos en pesados robots industriales. Se calcula que en 2020 existirán casi tres millones de robots concentrados en su mayoría en el mundo de la electrónica, del automóvil, en la industria, y el procesamiento de metales. Como mucho somos conscientes de la presencia de los robots domésticos, no solo lavadoras y electrodomésticos tradicionales, también robots barredora, robots de cocina, gestión domótica etc. También asistimos atónitos a los drones automatizados de UBER para transportar mercancías. Un proyecto real que ya existe en Texas y del que pronto escucharemos hablar, al igual que los camiones sin conductor y las plataformas logísticas robotizadas que ya existen desde hace años. Pero a fin de cuentas lo vemos como algo que nos evita realizar trabajos pesados y repetitivos. Son por tanto vistos como algo beneficioso.

Pero la preocupación crece cuando se habla de inteligencia artificial (IA). El concepto ROBOT se ha redefinido. Ya no se trata de un pesado cacharro metálico distante y costoso. Los más poderosos robots que llegan no tienen forma física. “La inteligencia artificial se está convirtiendo en la nueva electricidad” afirma Andrew NG, profesor de la Universidad de Stanford y pionero en el campo de la Inteligencia artificial. En el 2011, fundó el proyecto Google Braun en Google, el cual desarrolla una red neuronal a gran escala usando la infraestructura de computación distribuida de Google. Entre otros de sus hechos notables está una red neuronal entrenada usando algoritmos de Aprendizaje Profundo en 16.000 núcleos de CPU, los cuales aprendieron a reconocer conceptos de alto nivel, solo con ver videos en YouTube. (2012).

La clave está en el desarrollo del “Aprendizaje Profundo” como fórmula de implementar la inteligencia artificial (IA).

El portal Zillow y la Tecnológica inmobiliaria HouseCanary desarrollan el algoritmo de valoración con menos % de margen de error. Mientras que las valoraciones tradicionales registraban márgenes de error de entre el 10 y el 15%, el “Zestimate” de Zillow parecía estar en torno a un 9.6% de margen de error. Debido entre otras a la aparición de muchísima más información hiperlocal, que permite acertar cada vez con mayor precisión. Incluyendo valor online presente y un pronóstico de futuro en permanente variación según la evolución local que los algoritmos calculan. Manejando datos de censos, catastros, registros, anuncios, etc. Todo un debate polémico para un país con más de 74.000 tasadores valorando a mano en la actualidad.

La asistente virtual de la empresa americana Conversica, conocida popularmente como Amelia, resuelve exitosamente 6-7 de cada 10 llamadas, contesta a los emails con un lenguaje humano y cercano, aprende en pocos días, se adapta a su interlocutor, trabaja las 24 horas, 7 días por semana y se calcula que este tipo de IA podría dejar sin trabajo a cerca de 250 millones de personas en los próximos años.

Adobe VOCO reproduce perfectamente la voz de un ser humano utilizando la entonación y el sentimiento adecuado en cada palabra, llegándote a costar diferenciar si es humano o máquina cuando está al teléfono.

Y claro, es en este plano y con estos datos cuando los profesionales de cualquier sector empiezan a mirar de reojo este asunto de la tecnología. La primera clave de todo este asunto la encontramos en Jeff Turner, al que he tenido el placer de escuchar personalmente en 3 ocasiones y de mantener con él alguna que otra animada charla. “Si tu valor profesional es meramente transaccional, tu valor continuará decreciendo tanto como irá creciendo el valor de la Inteligencia artificial”. Es decir, la inteligencia artificial sustituirá rápidamente todo lo automático, lo repetitivo, lo procesable y automatizable, lo transaccional.

Con un mercado mundial de Inteligencia Artificial Global que crecerá de 480.94 millones de dólares en 2015 a 5,394.87 millones para el año 2022. Se ha convertido en el mercado con más futuro del mundo.

La segunda clave la da Rick Robinson, director tecnológico de la multinacional AMEY:

“Cuando la mayoría de la gente piensa en lo que nos define como seres humanos, como seres vivos, nos referimos a algo que va más allá: no solo la inteligencia necesaria para tomar decisiones basadas en el conocimiento contra un conjunto de criterios y objetivos, sino la voluntad y la capacidad para elegir esos criterios y objetivos basados ​​en un sentido de valores aprendidos a través de la experiencia; y la empatía que surge de los valores y experiencias compartidos.”

La inteligencia emocional, popularizada por Daniel Goleman, es la clave para el éxito en la vida personal y profesional de las personas, como viene siendo demostrado incluso en los centros docentes españoles. Por ese motivo algunas personas con un alto coeficiente de inteligencia sufrían y eran desgraciados en el pasado mientras otras personas parecían disfrutar del éxito personal y profesional con coeficientes mucho menores.

Nuestra esperanza como agentes inmobiliarios que se relacionan con personas a diario, en una sociedad donde la automatización se incrementa tan rápido es la realidad que ya se produce hoy en día y que algunos se resisten a abrazar; aquellas personas capaces de conectar genuinamente con los demás son cada vez más valorados y no menos.

Sólo desde esa perspectiva, la tecnología es una gran aliada. Porque nos permite ahorrar tiempo para focalizarnos en aquello que sólo nosotros podemos hacer con otros humanos: conectar. Desde este estado de comprensión de nuestra realidad abrazar la tecnología es nuestra única salvación, por que la combinación de humano + tecnología será siempre mayor que sólo la tecnología.

Vicente Beltrán 

CEO Realmark e Instructor CRS España

API, Realtor

En la actualidad vicepresidente y presidente fundador de MLS Valencia SIC

Ex-vicepresidente Portavoz del COAPIV

 

 

 

 

¿Eres un agente honesto o un agente “guarripei”?

Muchas veces me he preguntado a lo largo de mi carrera profesional como agente inmobiliario, que sentido tenía nuestra profesión. ¿Por qué alguien querría contratar a un agente?. Sencillamente por el mismo motivo que contrataría a cualquier otro profesional; por que espera que aquel obtenga mejor resultado que si lo hiciera él mismo. Si esperase el mismo resultado o uno peor, no tendría sentido contratar a nadie, a menos que sólo busques tiempo. Es decir alguien que aunque lo haga igual que tú tenga el tiempo que a lo mejor tú no tienes.

Leer más

Chester Inmobiliario con Sergi Verge en Valencia

El pasado Viernes celebramos la cena de verano de la Asociación MLS Valencia SIC. Todos los años nos reunimos antes del verano simplemente para “tocarnos”, para volvernos a ver, para integrar a los nuevos socios, para pasar un rato juntos. Para hacer networking.

Leer más

Una vida de éxito. Una vida plena. Un tiempo para vivir una vida.

¿Qué es el éxito? Es una pregunta que muchos se hacen y otros ya se han respondido. Parece que el significado del éxito es diferente para cada persona. Si tuviésemos que encontrar un significado universal, diríamos que obtener el éxito es cumplir tus metas, tus anhelos, tus retos, tus objetivos. Sean cuales sean. Nuestra vida esta compuesta de un elemento primordial llamado tiempo.

Leer más

No te equivoques. Averigua en quién inviertes tiempo.

La pre-entrevista con el cliente

Antes de poder encontrar una solución al problema del cliente, tenemos que saber cuál es el problema. Comenzamos el diagnóstico por lo más importante: la serie de preguntas concretas y precisas que le hacemos en la primera llamada de teléfono. Ten en cuenta que estas preguntas son el punto de partida para esta primera conversación con el posible comprador.

Leer más

¿Mi experiencia como formador inmobiliario?

IMG_1290

La verdad es que nosotros nos consideramos más bien instructores de CRS, más que formadores. Quizá el formador es aquel profesional que vive de la formación. Nosotros somos agentes inmobiliarios. Necesitamos ser agentes inmobiliarios para trasladar toda experiencia a la gente que viene a los cursos de CRS.

Leer más

DESPERTARES

Cada día que pasa, la sensación es más fuerte. Tengo la cada vez más clara sensación, de que nuestro sector ha sido sacado de un largo y profundo letargo. Pero a base de pedradas y de agua fría. Cuando sonó aquel desagradable y necesario despertador en 2008 algunos nos levantamos con legañas, torpes, lentos, poco espabilados. Otros como quien despierta cualquier otra mañana del año, cuando ha trasnochado y aún sigue cansado. Otros despertaron con un ligero dolor de cabeza, algo resacosos y con el recuerdo de la gran fiesta de la noche de la anterior. Otros no despertaron, hicieron como que no escucharon el despertador o peor aún, lo apagaron para seguir durmiendo, soñando con un mundo que tocaba a su fin.

Lo que sí sabemos todos, es que el despertador sonó. De eso no hay duda. Aún tengo el cogote mojado por el jarro de agua fría. Tocaba cambiar el biorritmo. Dejar atrás la jungla inmobiliaria para enfrentarse a un desierto que se prometía duro y pedregoso. Es ahí, en esos terrenos dónde mejor crece la mejor vid del mundo. Con la que se hacen los mejores vinos. Bien lo saben los entendidos.

A lo largo de estos últimos 6 años hemos visto de todo. Cada uno fue despertando a su ritmo. Incluso los hay que aún siguen esperando que vuelva la noche para seguir soñando y hacer como que aquí no ha pasado nada. Muchos siguen aferrándose a una pasado, a unas prácticas, a un modelo y a una visión que pertenece a la era pre-colaborativa.
Otros vieron con claridad que el panorama cambiaba a gran velocidad y que sólo aquellos que supieran situar a sus clientes vendedores en el precio adecuado, serían capaces de subsistir. El resto tendrían que conformarse con algunos alquileres y algunas otras actividades, que le ayudaran a sobrevivir a la espera de tiempos mejores. Pero durante seis años, los tiempos mejores no acababan de llegar. Más aún, parecía que cuando nada podía bajar… bajaba más.
La mayoría, complacidos por haber sobrevivido nos regocijábamos por haber creído superar los varios “momentos del pánico”. Cuántas veces hemos oído aquello de : el sector se ha depurado, han quedado los mejores, y otras lindeces por el estilo.
Pero no es cierto. La crisis se llevó a buenos, malos y regulares. Se llevó a los que no tuvieron capacidad de adaptarse. Si Darwin levantara la cabeza se daría cuenta de cómo las empresas siguen la máxima darwiniana. Sólo sobreviven las que logran adaptarse a su entorno. Y las inmobiliarias no son una excepción.

La realidad que os cuento es tal que vosotros mismos podéis comprobar como co-existen en el mercado, cada vez con más viveza dos tipos de agentes inmobiliarios. Por un lado, aquel que lejos de querer despertarse prefirió agarrase fuertemente a sus creencias ya un poco oxidadas. Algunos de ellos, entendieron -aunque algo tarde- que tenían que bajar y bajar los precios de sus clientes. Aunque aquella sería una victoria pasajera. Así y con alguna ayuda han sobrevivido hasta nuestros días, complacidos y ajenos a la selección natural que se avecina. Sin caer – como dijo Séneca- que “Ningún viento será bueno para quien no sabe a qué puerto se encamina”. El segundo tipo de agentes creyeron que era momento de reinventarse profesionalmente, bombardear sus propias premisas, conocer, viajar, formarse, crecer, ver más allá e incluso arriesgar si con ello recuperaban el gobierno de su embarcación. Cada vez la dicotomía se ha vuelto más clara. Existen dos tipos claros de agentes y por tanto de agencias. Algunas por increíble que nos parezca siguen en los brazos de Morfeo. Otras han decidido afilar la sierra con tesón. Pero ambas diría que coexisten ajenas a que la selección natural está por llegar. Tan sólo sonó el despertador en 2008. La guerra del marketing y los servicios está fraguándose en las profundidades de Mordor.
Las MLS siguen creciendo. Algunas se alimentan de agentes y agencias que jamás trabajaron en exclusiva pero que intuyen una pregunta que flota en el aire; ¿Qué marketing y que servicios se pueden prestar sin exclusiva?. Así que ni cortos ni perezosos se acercan con el afán de incorporar más profesionalidad a su quehacer diario.

El sector despertó en aquellos días de 2008. La era de la colaboración llegó por necesidad. La fase de precios bajos fue necesaria para poder vender algo en un mercado devastado. La exclusiva nos devolvió capacidades que ya no recordábamos y nos permitió hacer lo que siempre quisimos hacer por nuestros clientes. ¿Y ahora? ¿Qué nos depara el 2015?. ¿Cómo competiremos en el futuro?¿Cómo verán los consumidores a los dos tipos de agentes que han quedado en el mercado?.

En la película despertares, basada en el caso real del doctor Oliver Sacks, Robin Williams encarnaba al Doctor Malcom Sayer, que lograba que Leonard (Robert de Niro) despertara de su estado catatónico, en el que había permaneció durante años. Todo con la ayuda de una medicina, tan potente como la exclusiva múltiple. Al cabo del tiempo Leornard volvió a sumirse en su estado vegetativo. Todo por que su cuerpo se acostumbró a la medicina, al igual que a gran parte del mercado le ocurrirá con la exclusiva múltiple. Los agentes inmobiliarios hemos despertado y al igual que Leonard sentimos una fuerza inusitada. Pero no importa quien siga, quien vuelva a dormirse o quién haga qué cosa. Hemos cambiado el sector para siempre.
Formamos parte de su evolución histórica. Hemos vivido la aparición masiva de MLS. La celebración de docenas de eventos del sector. La llegada de los más innovadores y motivadores cursos de formación. La aparición del marketing más innovador, más fresco y más atrevido que jamás hemos tenido. El uso y desarrollo de la tecnología como parte de nuestras vidas y trabajos. La creación de la industria. Y cuando pensábamos que habíamos visto todo, resulta que llega la NAR a España y nos trae también la NAR University of Chicago, y nos propone un código ético tan contundente como legítimo. Y nos vuelve a plantear un nuevo reto y aquel mercado tan maduro en el sector inmobiliario como en ocasiones poco fresco, nos vuelve a sorprender. Nuestro sector se ha globalizado de verdad, y lo que se hace aquí y allá nos afecta, nos influye e incluso nos da algunas pautas de lo que ocurrirá en el futuro. Le pese a quien le pese. Ya no importa que nadie vuelva a dormirse. Hace tiempo que el sector tuvo que despertar y al hacerlo cambió su entorno para siempre. Sólo queda adaptarse. Morir no suele ser buena opción.

Todo me indica que ahora comienza el verdadero proceso de selección profesional y que los dos próximos años supondrán un punto de inflexión para muchos de nosotros. Ahora que creíamos haber sobrevivido es cuando el cliente empezará a elegir a su agente inmobiliario. ¿Sabes tú que criterios seguirán nuestros futuros clientes? Lo que es cierto es que ya no se encontrarán con el panorama profesional de 2006 y 2007. Ahora podrán ver con claridad dos tipos de agencias, dos tipos de agentes… Sólo queda que respondas a una pregunta después de estos despertares… ¿en cual estás tú?

Curso de ABR en Valencia

abr_en valencia

Este jueves y Viernes tuve ocasión de impartir en Valencia el curso REBAC de ABR. (The Accredited Buyer’s Representative (ABR®). Asistieron algunos viejos amigos a los cuales me alegré mucho de volver a ver y alguna cara nueva que empieza en esta nueva era de la formación inmobilairia, de la mano de CRS en España.

Gracias a todos. Sé que fueron dos días intensos. Es un curso que deshace el “nudo” que casi todos hemos llevado en la cabeza durante años y no nos permitía avanzar en nuestra profesión. Uno de los curso mejor valorados por aquello de “romper” estacas mentales.

Seguimos avanzando. Me alegré mucho de veros!!

ABR

Trabaja con nosotros

 

Tu futuro, puede estar a un click de distancia

Quizá tu futuro está a un click de distancia, si has llegado hasta aquí es posible que estés pensando en dar un cambio a tu vida profesional.

Nosotros estamos buscando personas con ganas de aprender una nueva profesión, con ganas de implicarse y comprometerse y formar parte de un equipo humano muy especial.

Te ofrecemos iniciar una nueva andadura como profesional. Convertirte en Agente Inmobiliario, bajo la fórmula del Agente Autonómo asociado a nuestro negocio. Obtendrás una cobertura impresionante para desarrollarte como  Agente.

Si estás interesado haz click aquí