Buscar nuevos tipos de clientes

Nullam dictum felis eu pede mollis pretium. Integer tincidunt. Cras dapibus. Vivamus elementum semper nisi. Aenean vulputate eleifend tellus. Aenean leo ligula, porttitor eu, consequat vitae, eleifend ac, enim. Aliquam lorem ante, dapibus in, viverra quis, feugiat a, tellus.

Phasellus viverra nulla ut metus varius laoreet. Quisque rutrum. Aenean imperdiet. Etiam ultricies nisi vel augue. Curabitur ullamcorper ultricies nisi. Nam eget dui. Etiam rhoncus.

Maecenas tempus, tellus eget condimentum rhoncus, sem quam semper libero, sit amet adipiscing sem neque sed ipsum. Nam quam nunc, blandit vel, luctus pulvinar, hendrerit id, lorem. Maecenas nec odio et ante tincidunt tempus. Donec vitae sapien ut libero venenatis faucibus. Nullam quis ante. Etiam sit amet orci eget eros faucibus tincidunt. Duis leo. Sed fringilla mauris sit amet nibh. Donec sodales sagittis magna. Sed consequat, leo eget bibendum sodales, augue velit cursus nunc,

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.

Donec quam felis, ultricies nec, pellentesque eu, pretium quis, sem. Nulla consequat massa quis enim. Donec pede justo, fringilla vel, aliquet nec, vulputate eget, arcu. In enim justo, rhoncus ut, imperdiet a, venenatis vitae, justo.

Trabaja con nosotros

 

Tu futuro, puede estar a un click de distancia

Quizá tu futuro está a un click de distancia, si has llegado hasta aquí es posible que estés pensando en dar un cambio a tu vida profesional.

Nosotros estamos buscando personas con ganas de aprender una nueva profesión, con ganas de implicarse y comprometerse y formar parte de un equipo humano muy especial.

Te ofrecemos iniciar una nueva andadura como profesional. Convertirte en Agente Inmobiliario, bajo la fórmula del Agente Autonómo asociado a nuestro negocio. Obtendrás una cobertura impresionante para desarrollarte como  Agente.

Si estás interesado haz click aquí

 

Utilidad de la MLS local para los clientes

 

UNA MLS es:

Es una agrupación de agencias inmobiliarias de Valencia basada en la cooperación entre las oficinas y agentes que la componen.
El servicio de este grupo de empresas está basado en la colaboración con propiedades en exclusiva compartida. De este modo se gestionan los inmuebles de manera conjunta bajo un mismo código ético y con unos procedimientos de trabajo adecuados a las condiciones que regulan el ejercicio de intermediación inmobiliaria. De esta forma generamos una sinergía que proporciona mejores resultados y que beneficia directamente a nuestros clientes, proporcionándoles un mejor servicio y una mayor agilidad en la compraventa o alquiler de su inmueble.

Ventajas para el vendedor

Cuando contrate a un Agente responsable de la gestión de su inmueble, estará encargando simultáneamente dicha compra-venta a más de 10 agencias de su localidad compuestas por un total de 40 agentes en Valencia. Logrará la mayor difusión.

Contará con un solo interlocutor para la venta de su propiedad, por lo que tendrá un solo responsable a quien pedir cuentas de la gestión llevada a cabo por el grupo. Ahorrará llamadas duplicadas y pérdidas de tiempo.

Todo la información de su propiedad (precio, características, etc.) será única para los agentes y agencias que tendrán acceso a ella. Ganará en transparencia.

Conseguirá que su Agente se implique más, que esté dispuesto a compartir sus honorarios, y que haga todo lo posible para vender su propiedad. Será un servicio de calidad.

Su propiedad se encontrará, además de en la base de datos de la oficina que gestiona la venta, en un portal exclusivo de su ciudad y por supuesto en los portales nacionales e internacionales de más importancia. Logrará la mayor difusión.

Tendrá un contrato que le asegura un compromiso de gestión. Su Agente se somete a un código ético y de buenas prácticas que le garantiza un servicio de excelencia.

Todas las visitas a su propiedad serán previamente filtradas por su Agente. Evitará visitas innecesarias y pérdidas de tiempo.

Con un contrato en exclusiva usted está contratando los servicios de un profesional que se encargará de forma íntegra de todas las acciones y aspectos necesarios para la venta de su propiedad.

Ventajas para el comprador

En cualquiera de las oficinas pertenecientes a nuestra agrupación, usted accederá a una gran oferta de inmuebles seleccionados, de la manera más rápida, cómoda y fácil.

Todas las propiedades de la bolsa común mantienen los mismos precios y condiciones, independientemente de la empresa con la que se trabaje. Ello supone una mayor trasparencia del mercado inmobiliario. Lo hacemos fácil.

Las oportunidades de encontrar el producto que satisfaga sus necesidades se multiplican considerablemente con la ventaja de acudir a una sola oficina. Ya no será necesario que acuda a una docena de agencias para encontrar lo que busca.

Existe un mandato de venta firmado con el propietario de cada inmueble de la bolsa. Por lo tanto, se dispone de toda la información administrativa y jurídica de cada inmueble. Ganará en control y seguridad.

Gestiones bancarias.

Asesoramiento jurídico y fiscal.

La vuelta al cole y el tercio de mejora.

De siempre hemos sabido que al hacer algo que nos gusta, el tiempo corre más deprisa. De todos es conocido que la vida es más apasionada y carente de depresión post-vacacional, cuando uno hace algo que le llena. Algo que realmente te mantenga alerta, motivado, en guardia. De nuestras vidas pasaremos con seguridad, al menos un tercio de las mismas trabajando. Otro tercio lo pasaremos durmiendo y el tercio restante, en función de la época que observemos, lo pasaremos de pura juerga, o atendiendo a la prole, o escuchando música, o comiendo o visitando al médico. Según el momento en el que observemos el tercio de libre disposición. Por qué así es. La vida como las herencias se divide en tres tercios. El de libre disposición ya sabemos cual es. El tercio de la legítima estricta podríamos asimilarlo al tercio que pasaremos durmiendo sí o sí. Por que por mucho que quieras o duermes o al final te mueres. Y el de mejora, pudiera ser el tercio que pasaremos trabajando. Es un tercio que podemos elegir a fin de cuentas…más o menos.

Observo con claridad que la gente que está motivada con su y trabajo no sufre de depresiones porst-vacacionales, por lo menos no tan graves como las de otros. Asimilo más este tipo de enfermedad del alma a situaciones de “desacoplamiento laboral”. El desacoplamiento laboral es un mal del hombre moderno que se sufre en tanto y cuanto el sujeto no es capaz de disfrutar con su jornada laboral. Ya sea por motivos endógenos o exógenos al individuo, (no entraremos en este complicado debate por aligerar la lectura, pues entiendo que seguramente está leyendo esto en jornada laboral). Dicho esto, te planteo la pregunta de si eres capaz o no de disfrutar e tu trabajo. Seguramente tenga mucho que ver con tu capacidad creativa o tu posibilidad de influir en le resultado final, o en la posibilidad de tomar decisiones.

Recuerdo perfectamente que cuando era joven no quería ser agente inmobiliario concretamente, y sin embargo, ahora no concibo mi vida sin este trabajo.He aprendido a quererlo y  con pasión. Me fascina lo que hago y como lo hago  En cualquier caso poder empezar en algo que te gusta desde pequeño, en algo en lo que has soñado siempre, en tu pasión, en tu más anhelado deseo tiene que ser también algo realmente emocionante. Me enteré hace unos días que la hija de un buen amigo va a comenzar a trabajar con caballos. Su pasión de siempre. Algo en lo que siempre ha soñado. Quizá no haya sido muy buena estudiante en las materias ordinarias de la escuela, pero estoy seguro de que esta oportunidad le abrirá por fin un mundo en que podrá desarrollarse plenamente. Es una gran chica y seguramente hará grandes cosas. Por que realmente no hay nada como trabajar en tu pasión. Y es que cuando le metes pasión al trabajo los años pasan volando, el tiempo se convierte en carrera de velocidad. Los días pasan y cuando estás de vacaciones ya estás pensando en el próximo proyecto.

 

No tengo tiempo (parte 3)

viene de “No tengo tiempo (parte 2)”.

 

. Pero ¿y si existe una creencia de pensamiento profesional diferente?.. algo distinto a los otros tres niveles de pensamiento que comentábamos. ¿Y si pudiésemos realmente ganar tiempo para lo que queremos hacer?. Imaginemos lo siguiente:

a)     La mayoría de los clientes vienen de recomendación.

b)     Mi objetivo cuando me siento con un cliente no es captar. Mi objetivo es ser el agente “preferible”, invierto mi energía en que sea el cliente quien me elija, quien quiera trabajar conmigo. Invierto mi tiempo en obtener su aprecio a nivel personal y su respeto a nivel profesional. Procuro no perseguir, pero dejo un rastro evidente para que me sigan.

c)     Para ello invierto mi tiempo a diario, desarrollo un blog que me muestra como persona, que me humaniza. Ofrezco datos del mercado de mi zona, hablo de las propiedades que ya he vendido. Doy información para conseguir aprecio y respeto. Me relaciona con otros profesionales que también me mandan referidos, comparten conmigo ideas, tecnología y conocimientos que me ahorran tiempo y me dan nuevas ideas, entre otras cosas por que yo procuro compartir con ellos lo que sé, lo que he descubierto, etc.

d)     Sólo invierto mi tiempo con vendedores que necesitan mi ayuda, que realmente quieren vender. No discuto. Expongo como trabajo, les explico mis servicios:

  1. Plan de marketing, fijación del precio de mercado, fotos profesionales, videos, preparación de la casa, difusión de la propiedad, al público y a los profesionales.
  2. Pongo mi base de datos al servicio de mis clientes. Soy hiperlocal, concentro un gran volumen de solicitudes de compra en mi zona. Antes de hacer difusión de la propiedad ya tengo varios clientes interesados. Manejo datos y tengo un sistema CRM que me ayuda diariamente.
  3. A través mío su casa pueden llevarla los profesionales de una zona, MLS. Le aporto experiencia en comercialización y Negociación.

e)     El cliente me acaba viendo como alguien que le ofrece valor añadido respecto a cualquier otro agente y por supuesto frente a la opción de ser él mismo quien venda su casa. Percibe que puedo ofrecerle cosas que él no puede desarrollar. Además me ha conocido como persona o incluso como padre de familia a través de la persona que le recomendó, o del blog o de nuestra entrevista, donde procuro humanizarme todo lo posible. “A la gente le gusta trabajar con gente como ella”. Me he convertido en el agente “elegible” gracias a recomendación + respecto profesional + aprecio personal

f)      Como consecuencia de llevar propiedades en exclusiva a un precio razonable atraigo a compradores que me encuentran fácilmente, por que al ser Hiperlocal en Internet soy capaz de competir con grandes portales. Tengo un blog, varias webs, y cuentas de facebook y twitter con amigos, clientes y compañeros de profesión. Además un sistema de recomendación boca a boca, basado en un sistema que incluye contactos sistemático con clientes antiguos, envío de postales de agradecimiento, felicitaciones de cumpleaños y navidad. Invitación a eventos, resumen de noticias, etc, hace que cada año lleguen más clientes recomendados (punto primero de este resumen.)… invierto aquí mi tiempo, vuelvo al punto de inicio y retomo el punto a).

g)     Como consecuencia mi negocio tiene fluidez. Existe flujo de negocio continuo. No está sujeto a la inversión que realice en portales en cada momento. No me paso el dia llamando para captar propiedades de personas que no me conocen de nada. No lo cojo todo, no puedo ayudar a todo el mundo, no quiero venderlo todo. Pero en todo lo que hago, en todo lo que selecciono, en todo lo que elijo, me entrego al 100%.

 

Mi negocio es mío. Yo elijo con quien y cuando. Yo marco mis normas. Yo digo cuanto cobro. Con quien trabajo. Los factores externos, la crisis, los bancos, las hipotecas, me influyen como a todo el mundo, pero no me dominan, no marcan mi ritmo de trabajo, no mandan, están fuera de mi alcance. Yo elijo. Elijo focalizarme en lo que puedo solucionar. Elijo dónde invierto mi tiempo. Elijo trabajar con quien me necesita. Trabajo con aquel que quiere trabajar conmigo. En aquello en lo que te focalizas, crece.

Elijo trabajar para ayudar al mí del MAÑANA. Mi yo del futuro me agradecerá el trabajo que estoy realizando HOY. Mi yo de fin de año, el de la cuesta de enero, el de final de mes, el de dentro de seis meses.

El tiempo para todo aquello que siempre he querido hacer aparece a diario. Entre otras cosas por que ahora esas cosas que quería hacer son la base de mi negocio, relacionarme con los demás se ha convertido en algo esencial. Sentémonos. Hablemos. Tienes todo el tiempo del mundo. Tú elijes.

Si crees que algo de lo que has leído puede servirte, no pierdas el tiempo. Empieza ahora. Los frutos los recogerás en la próxima cosecha.

Vicente Beltrán

Instructor CRS España

Broker de Realmark

No tengo tiempo (parte 2)

…/…

viene de No tengo tiempo (parte 1).

 

La inversión de tiempo en este tipo de desarrollo profesional, es sencillamente descomunal. Pero claro nos empeñamos en creer que ese precisamente es nuestro trabajo y ahí radica nuestro error.

Pensemos; si nuestro sistema de creencias nos indica que nuestra principal tarea consiste en captar propiedades y en obtener demandas continuamente, es lógico que invirtamos la gran masa de tiempo disponible en realizar dichas tareas. Es más, seguramente percibiremos una gran sensación de pérdida de tiempo si no actuamos así y en consecuencia no obtenemos las captaciones o las solicitudes de compra o demandas que finalmente hará que vendamos propiedades. Hasta aquí tenemos un primer nivel de escala de pensamiento profesional. En el segundo nivel de pensamiento nos encontramos con un nuevo peldaño. Éste consiste en creer que además nuestra obligación profesional consiste en captar todo lo que podamos en nuestra zona y en atender con diligencia a todo aquel que llame a nuestra agencia inmobiliaria en busca de alguna propiedad. Existe un tercer nivel todavía más absorbente que nos hace creer que debemos captar todo aquel producto que podamos, esté donde esté y venga de donde venga y debemos conseguir un gran número de solicitudes, correos, llamadas y emails procedentes de cualquier fuente y atenderlos a todos con prontitud, diligencia y eficacia.

Hasta aquí todo correcto ¿no?, nadie podrá decir que hasta éste momento he dicho nada incoveniente. Hasta aquí parece ser todo políticamente aceptable. En el primer caso invierto el 100% de mi tiempo, en aquellas tareas que considero son las propias de mi negocio. En el segundo caso, utilizo algo de mi tiempo personal para migrarlo al profesional, porque claro, lo primero lo hacen casi todos loas agentes y yo quiero ser algo más, así que invierto un 120% del tiempo profesional. En el tercer caso, algo desesperado por que no acabo nunca de destacarme del resto ni acabo de progresar del todo me pongo al 150%. Se acabó lo de llegar a casa a la hora de ver a los niños, no paro de meter pisos en los portales, no paro de llamar a captaciones. Para hacer cursos no tengo tiempo, tengo que salir a hacer muchas visitas, porque claro cuantas más visitas más probabilidades de vender tengo, pongo y quito carteles, eso de captar en exclusiva ni hablar, ¡no tengo tanto tiempo! Y además ¡nadie quiere darlo en exclusiva..que tontería!, del facebook ya veré cuando tenga un rato, la página web está llena de pisos y con tenerla actualizada ya es bastante, del blog ni hablamos, eso no sirve para nada, y del resto de cosas…¡bah! Eso son tonterías para el resto, mis clientes son diferentes, no usan casi internet, en mi zona eso no vale, en mi barrio no se trabaja así, en mi ciudad eso es imposible…además…NO TENGO TIEMPO. ¡ Y además oiga! Este artículo ya se me está haciendo largo y no me lleva a ningún sitio. Todo esto ya lo sabía yo. ¡Quiero soluciones YA!…no tengo tiempo.

Si usted no tiene tiempo, no lo pierda. Coja está página, hágase un cucurucho con ella y deposite dentro las cáscaras de pipas, los chicles mascados o simplemente cierre esta revista y póngase a llamar por telefóno. Salga a la calle a enseñar pisos. Hay un montón de gente esperándole para pasar la mañana alegremente viendo pisos con usted, seguro que alguno cae.

Pero un segundo… ahora que caigo… resulta que hay gente que hace muchas cosas de esas, que están en un montón de redes sociales, que tienen un blog, un par de páginas web, son dos en la oficina, trabajan gran parte de su cartera en exclusiva, algunos incluso han cerrado acuerdos de colaboración con otras agencias para asociarse, no se pierden un curso y encima venden… y…¡ aún se atreven a decir que son felices con su trabajo ,con su profesión!. ¡ Malditos embusteros! Esto lo hacen para dar rabia a los demás, seguro que no tienen familia … a lo mejor viven de otra cosa, ¡claro!, eso es, el dinero lo obtiene de otro sitio y no lo dicen. Pero ¿y si existe una creencia de pensamiento profesional diferente?.. algo distinto a los otros tres niveles de pensamiento que comentábamos. ¿Y si pudiésemos realmente ganar tiempo para lo que queremos hacer?. Imaginemos lo siguiente:

Continuará en “No tengo tiempo (parte 3)”

No tengo tiempo (parte 1)

En los últimos días, dentro y fuera de las redes sociales he escuchado varias referencias al tiempo. Me refiero, mejor dicho a la escasa disponibilidad de tiempo, por parte de muchos agentes inmobiliarios. Claro al final los agentes, como cualquier empresario, emprendedor o autónomo disponemos de capital y trabajo. En definitiva, para nosotros, dinero y tiempo. En ocasiones somos capaces de hacer determinadas cosas nosotros mismos y en otras decidimos contratar el servicio, porque en caso contrario, el tiempo que deberíamos invertir en realizar esa tarea o en desarrollar esa idea sería desmedido. La cuestión se pone un poco más fea cuando el capital escasea y el tiempo también. Es entonces cuando entramos en la espiral de “no puedo encontrar tiempo…porqué me falta tiempo para hacerlo”.

Respecto al tiempo, existen claramente dos líneas de actuación sobre él a nivel profesional. El tiempo puede ser gestionado para procurar una organización del mismo que nos permita emplear el tiempo disponible de una manera eficiente, entonces hablaremos de gestión del tiempo. Por los muros de facebook, en algunos grupos, leo las solicitudes de cursos sobre gestión del tiempo. El profesional no dispone de tiempo. Este es uno de los inconvenientes más mencionados a la hora de arrancar nuestro blog, nuestra cuenta de facebook, nuestro twitter, la página web, o simplemente a la hora de ponernos a diseñar una campaña de marketing para nuestro negocio, de asistir a un curso, hacer un webinar o de intentar construir una asociación local con las inmobiliarias de nuestro entorno. “Si es que yo de verdad lo intento, pero es que…no tengo tiempo”.

Es cierto, el problema de muchos de nosotros es que literalmente “no tenemos tiempo”. Y no es una cuestión de gestionarlo mejor o peor. Haciendo un excelente curso de gestión del tiempo y llevando un buen organizador o sistema de agenda de nuestro tiempo, sin duda mejoraremos ampliamente la gestión del tiempo profesional. Trabajaremos seguramente con algo menos de ansiedad y acertaremos en el momento de elegir qué hacer en cada momento. Eso es cierto y es necesario hacerlo y tenerlo claro. Pero será la elección de en qué cuestiones, clientes, situaciones y negocios decido emplear mi tiempo, dónde realmente conseguiremos ganar tiempo al tiempo. Recuerdo perfectamente cuantas veces me quejé sinceramente en el pasado, de no tener tiempo para esto y para aquello y cuantas veces me sorprendí a mí mismo perdiendo el tiempo con un cliente que no quería vender, con uno que no podía comprar, con otro que realmente no me necesitaba, con otro al que yo no podía ayudar, con alguien que no me había llamado y en el fondo no quería estar conmigo en ese momento. Con estos últimos invertí gran cantidad de horas, yo diría cientos de horas en intentar convencerles de lo conveniente que sería que contaran conmigo para vender o comprar su casa. Pero claro…¿quién era yo para ellos?..¿por qué iban a darme su casa en exclusiva? ¿por qué iban a escucharme en mi recomendación de precios?.¿Qué podía hacer yo realmente que ellos no pudieran hacer?¿En que era yo diferente al resto?, ¿por qué elegirme a mi? Cuantas veces sus miradas me decían “ No sé quien es usted, no sé realmente si usted puede hacer lo que me dice, no le conozco a usted de nada…como usted hay muchos… si usted es como los demás..¿por qué voy a darle algo diferente que a los demás?, en definitiva: No debe ser usted al que yo necesito y No confío en usted…además no tengo tiempo para esto”. En esta situación nos vemos en muchas ocasiones cuando nos empeñamos en salir a la calle a buscar clientes, per sobre todo al buscar propiedades. Cuando empezamos a captar con los portales, a puerta o teléfono frío, con el objetivo de conseguir que nos den su piso… en lugar de su confianza.

 

continuará en. No tengo tiempo (parte 2)

 

La forma en la que vemos el problema… es el problema.(parte 2)

…/…. (viene de parte 1)

Es necesario realizar depósitos constantes para que se pueda exigir créditos. Los mas importante es que estos depósitos deben ser percibidos como auténticos por la persona que los recibe ó en lugar de producir una aumento en la confianza generada se transformara en una disminución. Para esto se puede realizar depósitos de confianza en 7 aspectos principales:

  • Comprender al individuo: Tratar de comprenderlos tanto como quisiéramos ser comprendidos nosotros y tratar a la gente en términos de esa comprensión.
  • Prestar atención a las pequeñas cosas: Los pequeños detalles que muchas veces pueden ser pasados por alto ó no advertidos por nosotros pueden marcar la diferencia en una relación interpersonal.
  • Mantener los compromisos: No prometas nada que no puedas cumplir ya que esto supondrá una disminución en el grado de confianza.
  • Aclarar las expectativas: Lo más recomendable es poner las cartas sobre la mesa. No asumir que hay cosas que se sobrentienden.
  • Demostrar integridad personal: Emite la hipocresía y la duplicidad interior. A ser percibidas que pueden terminar cerrándonos cualquier posibilidad de interacción y confianza con las personas.
  • Disculparse sinceramente cuando se realiza un reintegro: Si te equivocas, discúlpate de manera sincera. Este simple acto de humildad, si es sincero puede significar un gran depósito de confianza en la otra persona.
  • Las leyes de la vida: Haz las cosas de manera desinteresada y siguiendo solo lo que tus principios te indican. En caso contrario provocarás resistencia a la apertura.

Esto debe ir unido a una mentalidad de “Ganar/ganar”: Es decir donde existe beneficio para todos, se busca la solución en la cual todos salgan beneficiados. Este tipo de pensamiento busca la satisfacción de todas las partes en el acuerdo que se tome, con lo que se consigue también la cooperación efectiva y el compromiso de todas en el plan de acción. Al contrario está de la mentalidad habitual de “Gano/ pierdes”: Dondeuno obtiene beneficio a costa de otro ó termina beneficiado de manera preferente con relación a alguien más.

Es quizá, la falta de poner en práctica algunos de estas sencillas reglas, lo que a muchas veces nos lleva a fracasar en nuestros intentos de crear proyectos comunes con otros compañeros o de incluso poder explicar a nuestros clientes el porqué esto o aquello le beneficiará de esta o aquella manera.

No podemos creer que existe un parche, una receta rápida, una fórmula magistral que solucionará nuestro día a día y que de repente empezaremos a captar en exclusiva y a colaborar junto con otros compañeros en la MLS. Las soluciones transitorias son peregrinas y antes o después pierden fuelle, devolviéndonos a una situación de reactividad donde el entorno vuelve a dominarnos y nos vemos incapaces de avanzar. Cambiar tu forma de entenderte a ti mismo como agente, valorar cada minuto de tu tiempo, vivir en torno a un centro de principios y valores profesionales y personales, interesarte por los problemas de los demás, recordar que eres tú quien elige con quien trabajas y no al revés, son bases fundamentales para montar proyectos en común con otro profesionales.

Trabajar compartiendo tus exclusivas, con los que antes eran tus competidores más acérrimos no es sólo una cuestión de nombres, asociaciones, papeles y marketing, es una forma de entender tu profesión. En ocasiones tardarás meses, incluso años en conseguir un mínimo grupo de profesionales que compartan esta visión contigo, pero cada uno que se vaya sumando al proyecto, será un miembro sólido y lo deberá hacer convencido de esta forma de entender la profesión y la vida en general. La gente valora lo que le cuesta tiempo y esfuerzo. Y recuerda que en muchas ocasiones la forma en la que vemos el problema…es el problema.

Vicente Beltrán

Instructor CRS España

Bróker de Realmark

La forma en la que vemos el problema… es el problema. (Parte 1).

PARTE I.

Desde hace algún tiempo asistimos a un cambio de modelo en la intermediación inmobiliaria. Un importante cambio de las reglas del juego. Unos asisten algo estupefactos, por la velocidad a la que se están produciendo estos cambios. Otros insisten en que estamos sufriendo una regresión y estamos volviendo a trabajar con las regla de hace unos años, reglas, usos y costumbres de la era pre-burbuja.

Para los primeros supone un reto entender, asimilar y aceptar la conveniencia de trabajar bajo lo que ha venido a denominar “exclusiva compartida”. Entienden con claridad las ventajas para el cliente y para el profesional, y en ocasiones no vacilan en dedicar tiempo y esfuerzo en predicar entre sus congéneres el beneficio que supondría para el sector y para la profesión. Para otros, algo más ejercitados por el paso de los años, nada nuevo se ha inventado. Casualmente todos ellos ya trabajaban en exclusiva cuando empezaron en “esto”. Y aunque ya no lo hace ninguno, recuerdan con cierto anhelo aquellos días y reconocen, en la intimidad, cierto temor por la odisea que puede suponer volver a recuperar aquella fórmula. El tercer grupo se compone de profesionales que: a) nunca oyeron hablar del concepto b) algo oyeron pero no entienden la diferencia con la colaboración ordinaria de toda la vida, c) aquellos que ni sienten ni padecen.

Lo cierto es que aún cuando pueden parecer evidentes los beneficios de trabajar la intermediación inmobiliaria desde la perspectiva de la exclusiva múltiple compartida, es mucho mas frecuente, durante el desarrollo de la actividad diaria, encontrar miembros del segundo y tercer grupo, que del primero. Tanto se ha hablado, tanto se ha dicho, tanto se ha hecho en los últimos dos años, que se ha conseguido desvirtuar, en gran medida, el concepto de las MLS y de la exclusiva múltiple.

Hemos asistido estupefactos al cenit y ocaso de algunas intentonas fallidas, a camino entre el asociacionismo para la defensa de los intereses del sector, la franquicia repleta de servicios, imagen corporativa marketiniana y algunos conceptos de MLS. Una mezcla en ocasiones poco fructífera, pues lejos de ofrecer un servicio orientado hacia los clientes,se convertía en una especie de red o asociación con visos de expansión e incluso de representatividad ante la administración de turno.

Orientar la creación de la MLS al cliente es fundamental para el desarrollo exitoso de la idea. Es el cliente quien apreciará fundamentalmente los beneficios del servicio y quien se verá beneficiado en primer término, por añadidura se beneficiará el profesional que así decida trabajar. Empezar con un fin en mente claro y acertado suele ser un buen síntoma y un inmejorable comienzo. Para ello debemos entender que tenemos una esfera de influencia limitada, donde realmente podemos modificar ciertas cosas que ocurren a nuestro alrededor. Haced que estas cosas puedan ocurrir, modificar nuestro entorno más inmediato, nuestro circulo de influencia es la base de la proactividad. Tomando conciencia de hasta donde podemos influir, teniendo un final en mente podremos ordenar nuestra prioridades y establecer primero lo primero. No podremos cambiar solos al sector ni a la profesión pero conseguiremos que nuestros clientes y compañeros nos vean y escuchen de manera muy distinta.

Pero de nada nos servirá esta toma de conciencia y esta victoria privada si no somos capaces de generar confianza en los demás, clientes y compañeros de profesión. Stephen Covey, en su libro ”Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”, nos habla de esto con una claridad envidiable y lanza algunas pautas que interiorizadas y realizadas de manera sincera consiguen incrementar los que el autor viene a denominar “la cuenta bancaria emocional”.

Continuará en   La forma en la que vemos el problema… es el problema. (Parte 2.)

Ya encontré comprador, ¿y ahora qué?

Como vendedor, esto es lo que pasa en realidad. Al poner su casa en el mercado, usted ha puesto un precio y unas condiciones. De hecho, se trata de una oferta. En este punto el posible comprador de su casa puede hacer dos cosas: aceptar la oferta del propietario y firmar un contrato,  o sugerir distintas condiciones y precio haciendo una contraoferta. Si escoge esta última opción, usted puede aceptarla, rechazarla, o hacer otra contraoferta.

En el proceso de la compraventa no hay nada más complejo, personal, o variable que la negociación entre el vendedor y los compradores.Lógicamente el vendedor desea vender lo mejor posible y el comprador desea comprar lo mejor posible. Ambas posturas son legítimas. Existen, por tanto intereses contrapuestos, pero tambien coincidentes. Ambos quieren que se produzca la compra-venta, pero no en las mismas condiciones. Si las partes o sus representantes consiguen una negociación win-win, alcanzarán el éxito en la negociación. Pero si una de ellas se empeña en jugar a win-loose la cosa empezará a complicarse por que nadie quiere ser el perdedor en la compra o venta de su casa. Es entonces dónde empiezan a surgir chispas. Cuando negocias la venta o compra de tu propia casa las emociones salen al exterior, te dominan, te implicas en exceso, te ofendes, te enfadas, te ilusionas en exceso…etc. Por eso es muy recomendable contar con profesionales que puedan representarte y sepan mantener una postura más fria, neutral y profesional. Pero.. ¡¡ojo!! acertar con la elección de tu agente inmobiliario es por tanto, la decisión más importante que deberás tomar.

¿Y qué firmo?

Este es el punto en el que el valor de nuestra experiencia, la de los agentes innobiliarios, es más evidente porque conocemos la comunidad, hemos visto muchas casas en venta, conocemos los valores de la zona y hemos pasado años negociando transacciones inmobiliarias.

Recuerde que los compradores, son personas como usted que por motivos laborales, por cambio de vida u otras inquietudes y necesidades han decidido comprar su casa. En ocasiones se trata de familias que requieren vender otra vivienda, …etc. En cualquier caso no es momento de dejarse llevar por cuestiones personales. Es momento de pactar condiciones, precio y plazo de la compraventa.